Cria cuervos, y tendrás muchos (reflexión)

No deja de ser chocante que de todas las cosas que he hecho, ninguna ha tenido tanta acogida como el artículo del lunes. Tengo multitud de software puesto a disposición de la comunidad, tabulados de guitarra también puestos a disposición del que lo quiera, diversas webs, varios blogs sobre diversos temas, participo en un programa de radio, he realizado guias sobre Debian y soy "militante" de varios proyectos de software libre. Sin embargo, lo más relevante para la mayoría es un post en un blog, seguramente el menos importante de los que llevo. Eso debe significar algo.
 
Como ya sabéis los visitantes de siempre, mi blog personal no es un blog con muchas entradas, ni tampoco busca visitas. No es el típico sitio donde te encuentras el diario de las trivialidades mundanas de una persona, o un recopilatorio de chorradas de Internet al estilo de Yonkis. No me gustan las entradas vacías ni carentes de contenido, por lo que sólo pongo entradas cuando tengo algo realmente importante que decir. Más o menos salgo a 1 o 2 por año, por aquello de "lo bueno, si breve …" De hecho, considero que cualquiera de los otros posts que hay es muchísimo más interesante que el último. Pues ya veis que no, hemos llegado a 5.000 visitas de un día a otro. Y con las visitas, también llegan los rebuznos. Desde el lunes he escuchado rebuznos tan grandes que asustarían a cualquier burro real. Cosas como que he puesto esto para hacer dinero (¿Microsoft y AOL me regalarán un dólar por cada visita si reenvio los comentarios a papapa@hotmail.com?), que si estoy resentido por no haber podido entrar al concierto (¿habrán leído algo de nuestra crónica, o es que son hoygans en cadena?) y otras chorradas argumentadas al estilo de Fresita ("heroes canta en directo, porque tengo son todos sus discos y son feten y seguro que vuelven"). Todo esto me sorprende a la vez que me divierte, pues deja bastante en evidencia la inteligencia de los que escriben, su cultura y su maravilloso dominio de la lógica. Algunos parece que miden lo fan que son por el tiempo que pierden haciendo colas. Gente que "dice" ser más fan que nadie por haber ido a los 4 conciertos (ir a 4 conciertos iguales, ¡¡qué gran idea!! ¿como no se me habrá ocurrido a mí?)y por hacer pasado noches en la calle para sacar las entradas, o por haberse ido 12 horas a coger sitio (sí señor, una forma muy respetable de aprovechar la vida) y recriminan a los que "sólo" llegaron con 2 horas de antelación, por no ser previsores. Para mí, esa clase de fan-atismo está más cerca de los comportamientos compulsivos dignos de estudio psiquiátrico que de la admiración por un grupo de música. Pero bueno, para gustos los colores.

De los comentarios que he visto en Meneame hay 2 que han hecho mucha gracia. Los pongo aquí para que os echéis unas risas también vosotros:

#9 "He oiiiido que la nocheeee, ees todaaaa playback…"

Y en otro hilo de Heroes de Meneame:

#1 HOYGAN, ME KEDAO SIM BER AL PASTOR DE KABRAS ESE QUE DICE KE KANTA, KIERO MI DINERO.

(Este último es brutal, chapeau a su autor)

Por cierto, también me ha soprendido la cantidad de meneos que ha tenido la noticia en el Meneame. Se ha convertido en la número 1 de ese día y de los anteriores, y está entre las más meneadas de este año. Tiene cierta gracia teniendo en cuenta que muchos afirman en el interior que la noticia es falsa. Deben ser las pequeñas contradicciones de la llamada inteligencia colectiva.

En fin, ya sé lo que tengo que hacer si algún día decido ganar dinero con mi blog y ser popular. Yo había pensado poner una página de descargas, o dialers, o algo más convencional, pero sinceramente, desarmar mitos del populacho se me da mejor. Algunos amigos me han dado algunas ideas para continuar en el estrellato:

1. Hacerme una foto con Ramoncín y decir que somos amigos.
2. Decir que no me gusta el fútbol (aquí seguro que reviento los contadores del Meneame).

¿Cual os parece mejor?

Comienza el juicio contra Noelia de Mingo

Ya han pasado varios años de aquello y cuando parece que las familias empiezan a levantar cabeza, es momento para revivirlo todo una vez más durante el juicio de Noelia de Mingo. Esta persona salió tristemente a la luz pública hace 3 años cuando no pudo evitar obedecer a las voces que gobiernan su mente, que continuamente le dictaban lo que debía hacer. Pero algo más reprochable que la actitud de la tal Noelia, son su familia, sus superiores y los directivos de la Fundación Jiménez Díaz, que conociendo de sobra el estado de Noelia, su enfermedad, y la total ausencia de tratamiento, la dejaban ejercer como si su profesión permitiera este nivel de irresponsabilidad. Total, si nunca ha pasado nada. Vale. Y ahora ¿qué? ¿se la mete en la cárcel y todos felices? En esta historia ya no puede haber final feliz, ni tampoco justo. 


La única compensación que se puede esperar es que aquellos que aplaudieron a la tal Noelia y que la conservaron en su puesto en lugar de ponerla a contar árboles o en un lugar donde no peligrara la vida de nadie, la hagan compañía durante los 30 años que fácilmente la caigan (siempre que no se libre por enajenación mental o cualquier otro burladero legal). De esta forma, quizá su familia comprenda de una vez la enfermedad de su hija, que parece que a estas alturas todavía no es consciente del grado de responsabilidad que ellos mismos tienen sobre estos sucesos. Esta familia, chapada a la antigua, todavía piensa que un hijo esquizofrénico es para esconderlo, que nadie se entere de lo que tiene, no sea que la familia quede marcada y deshonrada. Si esta familia se hubiera preocupado sólo un poquito por su hija, hubiera sabido que dependía del tratamiento para llevar una vida normal, y que hubiera sido mucho más positivo para ella el poder llevar una vida casi normal. En su lugar, la han condenado a una vida a medias entre la cárcel y el hospital psiquiátrico. Aparte de que ya no volverá a ser Noelia de Mingo, sino “la que se cargó a 3 personas en La Concepción”. Si eso es lo querían para ella, ya lo tienen. Ha quedado claro lo mucho que la quieren y lo orgullosos que se sienten de ella.


Por otro lado, y debido a las paradojas e ironías de la vida, Leilah (la doctora que asesinó Noelia) solía tratar con esquizofrénicos. Era una enfermedad que ella conocía bien, y sabía que mientras estuvieran medicados, no entrañaban ningún peligro, pues las voces desaparecían. Tuve la oportunidad de conocer a Leilah en el Hospital Clínico de Madrid. Ambos éramos voluntarios en aquel hospital y nos dedicábamos a acompañar a los enfermos que pedían compañía. Los días en un hospital cuando estás en una cama sin nada que hacer pueden ser eternos, y la tv deja de ser una distracción cuando no tienes otra cosa que hacer. Recuerdo que Leilah se desenvolvía muy bien, y sabía capear muy bien cualquier situación. Imaginaros lo que es presentarte en una habitación delante de alguien que no conoces de nada, y entablar una conversación desde cero, y todo ello haciendo que parezca de lo más natural, como si fuera lo más normal del mundo. Ante esto, cada persona reaccionaba de manera distinta, aunque la reacción más común era la aceptación de tu presencia. Con algunos pacientes que estaban allí semana tras semana se llegaba a hacer amistad. Pero era raro llegar a este punto, porque lo más normal es que la gente nunca esté más de 15 días, por lo que coincidíamos 1 o 2 veces como mucho. Por otro lado, es difícil animar a alguien que no conoces de nada sin que suene a tópico o superficial. Si no la conoces de nada ¿como le puedes decir que todo va a ir bien sin que suene a falso? Y claro, antes de intentar convencerle a él, te tienes que convencer tú para decirlo con un mínimo de seguridad. Pues allí estaba yo con estas dudas (como la mayoría, creo), pero Leilah cogía la conversación y tiraba adelante con lo que fuera, sin patinar en ningún momento. Como solíamos ir en parejas, para que nadie se quedara atascado o en un silencio incómodo, siempre era bueno llevarla como compañera. Sabías que todo iba a ir sobre ruedas. Por otro lado, su implicación era bastante grande, y se preocupaba de los enfermos más allá del hospital, por como les iba después de recibir el alta. Generalmente, los enfermos entran y salen y su vida apenas cambia. Pero hay otros que no pueden volver a trabajar, o que su día a día cambia radicalmente. A veces es el caso de la gente con enfermedades mentales. Y este tipo de enfermos es difícil de visitar (al menos al principio) porque en primer lugar, vas con algo de miedo y además no sabes ni remotamente lo que te vas a encontrar, ni por donde te van a salir. Necesitas bastante “rodaje” para poder desenvolverte con soltura y mantener el control de la situación continuamente, pues en cualquier momento te pueden hacer una pregunta para lo que no tengas respuesta, o tener una reacción inesperada ante algo que digas o hagas.

Enlaces:
http://query.nytimes.com/gst/fullpage.html?sec=health&res=9C01E4D71638F937A35757C0A9659C8B63
http://www.elmundo.es/elmundo/2006/05/07/madrid/1146990185.html
http://www.elmundo.es/elmundo/2006/05/09/madrid/1147159683.html
http://www.telemadrid.es/actualidad/noticia.pag?codigo=150555
http://www.lavozdegalicia.es/buscavoz/sugerencias.jsp?TEXTO=1743424
http://www.elmundo.es/elmundo/2006/graficos/may/s2/hospital.html

Informáticos en la niebla

Esta mañana, como cada día, a Campo de las Naciones. Aparqué mi coche y me dispuse a andar hasta mi empresa. Al cruzar la última calle un policía me dije que está prohibido pasar. Me di la vuelta, dispuesto a rodear la plaza para acceder desde el otro lado. En la foto siguiente se puede ver como es esta plaza.

He pintado con varios colores algunos puntos de referencia.

 

En el punto rojo se encontraba el coche bomba, y el punto gris es Bull/Steria. El punto azul es donde el policía me dice que no puedo pasar, y yo retrocedo hasta el punto amarillo, desde donde puedo ver el momento en el que el coche estalla.

Cuando me he alejado algunos metros del policía, el coche estalla, derribando a este policía y otros que se encuentran pegados al coche en cuestión, ya que hasta ese momento desconocían cual era el coche-bomba. Los coches que están pegados también saltan y son desplazados. Una columna de humo blanco se eleva rápidamente hacia el cielo.

 

Continuar leyendo “Informáticos en la niebla”