Karting en Santos de la Humosa

Ayer estuve en la despedida de soltero de mi amigo Alejandro P. y decidimos llevarle al karting Los Santos, en Santos de la Humosa. Yo conocía ya el de Carlos Sainz, aunque este último es cubierto.

 


"El homenajeado, disfrazado de Michael Jackson"

 

El trazado de este karting está bastante bien y da mucho juego. Lo que no da tanto juego son las instalaciones, que se encuentran en un pésimo estado, tanto es asfalto, como las protecciones y los propios karts. Corrimos varias tandas, pero es un circuito del que uno se sacia rápidamente. Los coches son bastante dados a hacer trompos o a acabar estampados contra los neumáticos del lateral de la pista.

Debido a que las gomas de las ruedas están gastadas y que los ejes no están equilibrados, en las curvas algunos de los coches simplemente no giran y siguen en línea recta. Yo tuve la ocasión de montarme en 3 coches diferentes, y la experiencia con cada uno de ellos fue diferente, ya que tres de ellos estaban chafados completamente. Uno de ellos iba dando saltos como si las 4 ruedas no fueran del mismo tamaño. Otro iba tirando gasolina a chorros y el último iba echando humo. El personal de las instalaciones también deja muchísimo que desear, pues además de no conservar el material, ni retirar los coches estropeados, siempre le echan la culpa al cliente (a mí concretamente me llegaron a decir que era culpa mía que el coche tirara gasolina … ) . Lógicamente, en este circuito no hay ningún tipo de normativa ni nada que obligue a cliente o a empresa a nada, ya que la empresda no está en condiciones de exigir visto lo visto. Ni cinturones de seguridad, ni mono, cascos sin visera, tierra en la pista, y una sensación constante de estar en un Destruction Derby combinado con Mario Karts. Sólo me faltó llevarme pieles de plátano para lanzárselas a los otros conductores.

Me lo pasé en grande, pero no por la pista, sino que fue por la grata compañía con la que iba.

Todo eso me lleva a pensar que en este circuito es relativamente sencillo tener un accidente o salir ardiendo. En materia de seguridad este circuito suspende completamente, y se ve que más gente ha tenido una experiencia similar en Club Los Santos. Así que no creo que volvamos a repetir aquí. Aunque en principio es barato, si uno mira el tiempo y lo que cuesta (8 minutos 15 Euros) realmente no es tan barato. 

Como circuito de karting son mejores el de Carlos Sainz (aunque más caro, pero bastante más seguro) y el de Angel Burgueño, también barato, pero dura más tiempo en mejores condiciones.

GameFest


El fin de semana del 8-10 de octubre tendrá lugar el GameFest, la feria del videojuego, en IFEMA. RetroMadrid también estará allí con sus stands ofreciendo actividades y exposiciones.

Habrá cuatro áreas bien diferenciadas.

Desarrolladores: una zona en la que los desarrolladores actuales de soft y hard para plataformas retro podrán estar cara a cara con el público mostrando sus producciones.

Recreativas: una zona llena de recreativas y pinballs del estilo de la que se pudo disfrutar en RetroMadrid 2010 pero más grande.

Aficionados: una zona semejante a lo que es RetroMadrid. Aficionados a la retroinformática nos mostrarán los equipos que nos apasionaban en casa en los años 80 y 90.

Cultural: charlas, conferencias, proyecciones. La cara más cultural de RetroMadrid estará presente en esta zona.

Yo estaré el viernes y el sábado. El viernes estaré bastante más liado que el sábado, pero seguro que puedo sacar 5 minutos para estar con vosotros. Ah, y si alguien quiere venir y no tiene entrada, que me dé un toque, pues es posible que me quede alguna.


Más información:

GameFest | AUIC

Noche de jazz y bossa nova en Sala Clamores

Hacía mucho que no íbamos por Clamores o Galileo. Es un sitio al que acostumbramos a ir de vez en cuando, bien a ver a Riki López, a Javier Krahe y algunos conciertos de jazz, ya que la música en vivo siempre se agradece, y los precios de estas salas están al alcance de cualquiera.

Hoy íbamos a ver Corcovado Jazz, pero al llegar nos encontramos que habían cambiado la programación y que tocarían en lugar de los 4 músicos programados Fernando de la Rúa, y Virginia Oliveira, además de un percusionista del que no recuerdo el nombre.





El concierto empezó puntual y nos sorprendimos de la maravillosa voz de Virginia, a la que no conocía ni yo ni los que venía conmigo. Estuvo cantando temas de bossa nova propios durante algo más de una hora, y aunque prácticamente no entendimos nada de la letra, nos gustó muchísimo.






En cuanto a Fernando de la Rúa, desde el principio nos impresionó con su guitarra de 7 cuerdas, con la que hacía los ritmos propios de la bossa nova mientras incorporaba un sonido de bajo que sin que nos diéramos cuenta, iba marcando la canción.



Si tenéis ocasión, os recomiendo que los veáis, pues estos días estarán por Madrid.






Virginia Oliveira, cantando “So daço samba” en La Cueva del Bolero







Virginia Oliveira, de nuevo en La Cueva del Bolero




Y más …





Y pasamos ahora a Fernando:



Fernando de la Rua, sambeando






Fernando de la Rua, “Amsterdam”







Fernando de la Rua, “Bethary”





Me gusta mucho más cuando hace samba y bossa nova que cuando hace Flamenco.


MySpace de Virginia Oliveira.
MySpace de Fernando de la Rua.


2008, el año en que no hubo SIMO

Yo creo que a estas alturas de la película la mayoría ya lo sabe, pero por si acaso, hoy lo han confirmado del todo.

http://www.elpais.com/articulo/internet/crisis/puede/SIMO/elpeputec/20081014elpepunet_5/Tes
http://84.20.29.41/es/cargarAplicacionSalaPrensa.do?identificador=23

Llevábamos varios años (desde el 2004 tal vez) que el SIMO tenia visiblemente menos expositores y la superficie de feria se estaba reduciendo. Bueno, hasta ahí nada fuera de lo normal, porque lo del año 2000 fue mucha tralla, y se puede decir que ahí fue cuando el SIMO tocó techo (se pasó de 7 a 8 pabellones, y luego hasta 10, justo los años 99 y 2000). Pero poner un stand aunque sea enano costaba mucho dinero, y si lo pones, lógicamente era para rentabilizar la inversión.




Aunque el SIMO se ha querido vender todos estos años como la “feria para los profesionales de la informática”, el ocio y el mercado de consumo ha tenido gran visibilidad dentro de la feria, hasta llegar a niveles de que la chiquillería que había corriendo por allí era insoportable. Nunca he entendido qué pintaban las Playstations en una feria profesional de informática, ni por qué esa forma de regalar cosas desproporcionada, especialmente por parte de las Telecos (sobre todo Telefonica y cuando existían, Terra y EresMas). Tú no puedes enfocar la feria hacia 2 mercados enfrentados. O va para el mercado doméstico, o va para el mercado profesional, pero para los dos no puede ser. De hecho, si alguno ha ido a otra feria profesional de las que tiene lugar dentro de IFEMA, por lo general suelen estar enfocada hacia mercados profesionales (p.e. Intersicop, la feria de la pastelería, nunca verás otra cosa allí que no sean pasteleros y panaderos) y lo bueno de esas ferias es que: 1. No es nada fácil entrar ni conseguir entradas. 2. Aunque entres te va a dar lo mismo porque ni te van a regalar nada ni te va a gustar lo que te enseñen. 3. No te van a hacer caso si no tienes un negocio.

Pero la idea que ha subyacido todos estos años es que el SIMO era la “feria de los regalos”, y eso a mí como profesional del sector me ha jorobado bastante, pues el regalar tanto boli, tanta pegatina y tanta chorrada inútil ha redundado en que no se pudiera ni andar por los pasillos de Ifema y todos los críos estuvieran por allí a ver que podían llevarse. Que aunque lo abrieran 2 dias y medio para el público en general, recuerdo las primeras ediciones del SIMO a las que fui, allá en el 1994, cuando el día de público era el domingo (sólo hasta las 3) y todavía se podía andar tranquilamente por los pasillos.

A lo que voy es que lo que ha pasado dificilmente se puede achacar a la crisis. La ausencia de expositores era patente desde hace años (de hecho, no sé si algunos os habéis dado cuenta de que Sun Microsystems nunca ha venido a la feria, sencillamente porque nunca ha visto que eso le pudiera beneficiar de manera alguna) y cada año va a menos, hasta verse las cosas curiosas de estos últimos años, como que Microsoft cogiera una pabellón entero y Microsoft otro. La única decisión coherente que se ha tomado fue llevarse el e-life a otro pabellón y hacerlo como lo que es, una feria independiente organizada y patrocinada por El Corte Inglés, y dejar el resto de pabellones más o menos limpios, para lo que deben ser, una feria del mercado profesional de la informática. Los mayores clientes de la informática de negocio son los bancos, las telecos y las consultoras y hasta ahí sería lógico pensar que son los que tienen que estar en este tipo de ferias. Que vengan otras empresas a mostrar su hardware y su software también es lógico, porque puedes atraer nuevos clientes, pero que levante la mano el que haya conseguido vender su producto en el SIMO o gracias al SIMO. Por Dios, si recuerdo que en el 2002 compré un antivirus llamado Norman por 6 euros porque me regalaron una caja de nubes de un metro de alto (de verdad que si yo fuera el creador del antivirus lloraría de rabia de ver como mi programa es el regalo de una golosina como si de una revistilla de kiosko se tratara).

Otro tema que clama al cielo son las dificultades que ponia SIMO para acceder a los profesionales (en mi caso particular siempre he entrado gratis y reconozco que algunos años directamente me he colado, y eso pese a estar trabajando en empresas del sector, y tener que buscarme la entrada de alguna forma extraña, ya que a las consultoras no les regalan entradas, y eso que teníamos expositor en la feria). Veias profesionales en la puerta luchando con la tonti-azafata intentando demostrarle de todas las formas posibles que eran auténticos profesionales, y la tía erre que erre. Que si no trae una tarjeta de visita no le pueden dejar pasar (como si las empresas te dieran tarjetas de visita cuando empiezas a trabajar para ellas) mientras veian niñatos con la gorra para atras que entraban sin ningún problema por delante suyo.

Así que finalmente el SIMO ha tenido que cerrar este año (y lo ha anunciado a 2 semanas de su apertura, han aguantado hasta el último momento) y mucho me temo que tendrá que “reinventar el concepto” o “reinventarse a si misma” (conceptos muy en boga hoy en día pero que vienen a decir que o cambian de tercio o no se comen un colín). Esto no es nuevo y ya les ha pasado otras veces. ¿O no sabéis lo que quieren decir originalmente las siglas de SIMO?

Justamente, Salón Internacional del Mobiliario de Oficina.

P.D. La organización dice que no es que lo anule, sino que lo posterga hasta el 2009. ¿Alguien se cree que van a hacer 2 SIMOS tan seguidos?