La historia de Trapillo (o Trapote, o Trapete, como se llame)

Entre todo el ruido que suele ser Twitter, rincón de opinión fácil y lugar habitual de turbas incendiarias y bandos polarizados, aparecen de vez en cuando joyas como este que cito aquí debajo, comentada de manera sublime por Eugeinio d’Ors. Si el año pasado por estas fechas Internet nos obsequiaba con aquella historia maravillosa de la “Recreación de lo que viene siendo un grupo de Whatsapp de padres” este año la historia de #Trapillo promete ser de lo mejor que nos dé el 2018.

A continuación, la historia de Trapillo.

Tras el terrorífico relato, con el que pueden sentirse identificadas buena parte de las familias con hijos pequeños, al llegar el doingo muchos querían saber qué había sucedido con Trapillos (o como diablos se llame) durante el fin de semana. Y sus deseos fueron órdenes:

 

Actualización:  Eugenio ha vuelto con la evaluación que le ha hecho la maestra.

 

Actualización 2: Eugenio nos cuenta cómo son los festivales navideños: