Archivo de la categoría: momentos

Hornazo made-in Sacramenia

El hornazo es un alimento típico de Semana Santa que consiste en un bollo relleno de lomo, chorizo, huevo duro y otras variantes según la zona del país.

Los más comunes son el tipo "Mona de Pascua" que lleva el huevo duro entero en la parte superior (bien visible), y el hornazo de Salamanca, que lleva todo el contenido ya preparado en lonchas y bien fino, listo para comer, y cuya masa se asemeja bien a la de las empanadas.

Pongo algunas fotos de ambos para que se vean.

Sigue leyendo

¿Cuándo se empieza a dominar una tecnología?

¿Cuándo se empieza a dominar una tecnología?

Definitivamente, igual que cuando se empieza a dominar cualquier materia, o por ende, cuando uno se empieza a valer por sí solo en la vida.

Cuando uno se mete con algo nuevo, puede ir de la mano de alguien, en un curso, con un amigo, un libro o alguna ayuda, o directamente puede meterse en plan 4×4, “a la aventura”. Los que somos autodidactas bien por decisión propia, o por obligaciones de la profesión (los informáticos avanzados suelen estar en este último grupo, al menos, y a veces también en el otro) hemos degustado lo amargo de los primeros momentos cuando uno empieza a aprender algo nuevo.


Es reconfortante alcanzar el punto en el que pasas de ir dando palos de ciego, a empezar a “ver”, a saber  dónde te equivocas, y por qué. En mi caso, me ocurre con los lenguajes de programación y con los SGBD, principalmente, aunque se aplica a casi todas las facetas de la vida que implican esfuerzo (idiomas, habilidades o lo que quiera que sea). Cada vez que empiezo con uno nuevo, estoy una buena temporada copiando código de aquí y allá, intentando entenderlo y luego probando a compilarlo. Lo normal es que directamente no pite. Es frustrante cuando los ejemplos que has cogido de Internet no funcionan, bien porque directamente no tienes ni papa, o porque el que ha puesto el código sabe aún menos que tú pero quiere sentar cátedra enseñando a otros por el método del Burro Flautista. Por suerte, después de mucho probar, leer documentación, pelearte con el compilador, preparar entornos cerrados y hacer de todo, en algún momento surge la chispa que te permite ser tú quien lleve las riendas del compilador. Poco a poco vas escribiendo tu propio código, descubres diferentes formas de hacer las mismas cosas, recorres caminos que antes te resultaban muy extraños y llegas a “I’ve got it!”. Luego vuelves a coger los ejemplos de los Burros Flautistas (hay muchos, pero muchísimos por Internet), a los que hace tiempo que superaste, y eres capaz de arreglarlos. Y llegados a este punto, la parte dura de la curva de aprendizaje ha llegado a su fin, pues cada cosa que aprendes a partir de este punto ya no te cuesta ningún trabajo.

Me pasó con Basic, luego con Fortran, también con Java, después con PHP, luego con Sendmail, con Apache, con MySQL, con SQL Server, con Meneame, con OsCommerce, con Drupal, con Zope … y con muchas otras más. Y cada vez que te metes con algo nuevo, es volver a empezar, es volver a recorrer el camino desde cero, volver a sentirte perdido, la desazón de no entender nada,  el recorrer caminos y caminos, y de pronto surge la chispa, y poco después, la seguridad de que nada se puede interponer entre ti y el código. Y esa sensación es reconfortante. Por un lado te da seguridad, por otro lado, paz y por último, muchísima confianza. Ningún problema se te resistirá a partir de ese momento.

Después de darle muchas vueltas, he llegado a la siguiente conclusión.

Se puede decir que dominas una tecnología cuando eres capaz de curarte tú mismo tus heridas.