Pagos con NFC desde el teléfono móvil

Desde hace ya un par de años utilizo NFC para pagar con el móvil.  Es bastante cómodo poder ir sin cartera y despreocuparse de si uno lleva suficiente dinero. Mi móvil es un Samsung y el banco con el que suelo trabajar es el Santander.

Todo iba bien hasta que el pasado mes de marzo mi móvil empezó a dar problemas al pagar.  Al principio pensé que era un error puntual con un datáfono de Mercadona. No le di importancia hasta que pagué en otro Mercadona y tuve el mismo problema. “Bueno, se habrá desconfigurado la aplicación”. Problé a pagar en varios supermercados más con idéntico resultado. Cambié la tarjeta asociada a “Santander Wallet”, sin que la situación se solucionara. Probé a asignar Google Pay como app para el pago desde el móvil y asignar la tarjeta desde ahí. Tampoco funcionó. Desinstalé la app y volví a ponerla. Tampoco. Y por último probé a reinstalarle la ROM al teléfono, pensando que podía ser problema de usar una ROM de otro país (la que venía inicilamente con Movistar no me gustaba  porque traía demasiado bloatware y le puse una de Alemania, y después de otros países europeos). Finalmente he renunciado a poder usar el NFC del móvil para pagar en supermercados.

El punto de todo esto es que cuando realizo el pago con el móvil, en principio sí parece que la operación va bien. Cuando acerco el móvil al datáfono, si es superior a 20 euros me solicita el pin de la tarjeta y si está bien metido, o si no llega a 20 euros, entonces se abre la app de Santander Wallet y me aparece en pantalla el importe de la compra, con el mensaje “usted ha pagado x euros”. Sin embargo a los pocos segundos en el datáfono aparece el mensaje “Cancelada”. Dependiendo del comercio y el datáfono el mensaje puede variar (a veces pone “Desconocido”)

Lo curioso de todo esto es que las máquinas de vending del lugar donde trabajo son de Delikia y también aceptan NFC, el cual está emparejado con el saldo que posee mi tarjeta de empleado, por lo que cuando voy a la máquina nunca llevo monedas, tan solo acerco el móvil. En este caso funciona sin problemas, y estoy seguro de que si comprara algún token  de los que se venden por Amazon o Aliexpress, podría asociarlo igualmente a la app de Delikia sin ningún problema.

Continuar leyendo “Pagos con NFC desde el teléfono móvil”

Tarjeta de transporte para niños de 4 a 7 años de la Comunidad de Madrid

En Madrid, si tienes niños, hasta los 4 años pueden viajar sin billete y generalmente no se pide ninguna identificación que acredite la edad (salvo si “canta” mucho, claro), pero a partir de los 4 es necesaria una tarjeta especial que se llama Tarjeta Infantil de Transporte.

Se pide online en esta web  (aunque también hay puntos físicos para hacerlo) y rellenar los datos es muy sencillo, lo único un poco más especial es que tendrás que aportar foto de la página del libro de familia (o lo que tengas, ya que desde hace un par de años ya no se entrega) donde venga tu hijo. Después de enviado el formulario llega en unos 15 días.

Para usarla es como la tarjeta que usamos los adultos, se pasa por el lector al subir al autobús o al entrar en el metro y el aparato pita. No tiene más historia.

Por cierto, no dejan pedirla hasta una vez que el niño haya cumplido los 4 años, así que si quieres tenerla el día que los cumpla no es posible salvo que lo hagas de manera física.

Pruebas con Amazon Echo y Alexa y lo que es capaz de hacer

El 30 de octubre me llegó el Amazon Echo que había encargado en lanzamiento . He sido uno de los primeros en poder probarlo, aunque los que lo recibieron en prueba allá por junio pudieron catarlo antes y además, gratis.

La verdad es que pensaba que sería bastante más pequeño. Lo pongo al lado de mi trackball para que podáis ver lo que ocupa.

El caso es que Amazon se resiste a publicar una guía de lo que Alexa es capaz de hacer, y cómo hacerlas. En estos 3 días de pruebas, he conseguido algunas cosas, y otras que pensaba que se podrían hacer, he descubierto que no es posible hacerlas. En algunos casos, sé que nunca va a ser posible ya que Amazon no lo va a permitir. Esto es especialmente relevante en lo relativo a YouTube y servicios ofrecidos por su competencia más directa.

Voy a ir contando aquí lo que he conseguido hasta ahora. Nótese que algunas cosas que la versión en inglés hace sin ningún problema en castellano no las hace, o las hace diferentes.

Vamos a empezar por lo que sí puede hacer.

Para niños

  • “Alexa, canta una canción” (hay 6 o 7 diferentes)
  • “Alexa, cuenta un cuento” (no más de 10 diferentes)
  • “Alexa, cuenta un chiste”
  • “Alexa, cuenta una historia”

Es posible pedirle que lea un libro, pero debe ser alguno de los que se encuentran en la biblioteca de Kindle, no siendo posible decirle que lea una pdf que tengamos colgado en una url o en local.

Música

Aquí Alexa se queda especialmente corta. De entrada hay 2 millones de canciones en todo el repositorio, lo que acaban siendo unos pocos éxitos de cada artista solamente.

Por cierto, aunque existe un skill de Spotify, que sepáis que sólo funcionará si pagáis suscripción, por lo que en la mayoría de los casos no servirá de nada.

En cuanto a escuchar música a través de YouTube, podéis irlo olvidando. No es posible y lo más seguro es que nunca lo sea, por conflicto de intereses supongo. Nótese que en la versión inglesa tampoco lo hace y eso que lleva varios años.

Ya no es posible subir tu propia música a Amazon Music, pero sí es posible escuchar desde streaming o con skills. Puedes usar My Music y subir allí tu propia música. Son 5$ al año, no es muy caro, pero es un coste que no tiene mucha razón de ser y totalmente innecesario si Amazon permitiera subir tu música a Amazon Music. También es posible instalarte un servidor de Plex y meter ahí tu audio. Aviso que las opciones para interactuar con Plex son muy limitadas, y prácticamente hay que pedirle canción a canción (tengo pendiente probarlo a fondo).

Altavoz

Es posible usar Amazon Echo como altavoz. El sonido se puede coger por Bluetooth, o por algún servicio de streaming. También es posible derivar el audio hacia otro altavoz más potente bien por bluetooth o por cable con un minijack.

Por cierto, la calidad de sonido del Amazon Echo es bastante buena. Como altavoz de salón cumple de sobra y consigue un nivel de satisfacción bastante razonable para lo que sería de esperar. Desde luego es mucho mejor que lo que consigo con un altavoz bluetooth cualquiera de 60 euros.

Organización y día a día (recordatorios/alarmas)

Alexa es capaz de responder algunas preguntas triviales sobre el clima, las noticias y la programación de la tele. Se pueden usar las siguientes frases

  • “¿Qué tiempo hace hoy?” (previamente debemos haberle configurado la ubicación del Echo mediante alguna de las apps.
  • “Dime las noticias de hoy” (podremos escoger entre varios proveedores de noticias a través de los Skills)
  • “¿Qué ponen hoy en la televisión?”

También es posible crear listas (como la lista de la compra). Esto lo gestiona realmente bien, aunque desconozco si se integra con Evernote o si se pueden sacar de alguna manera estas listas creadas.

En cuanto a alarmas y recordatorios, son fáciles de poner y te va guiando, así que no tiene ninguna. Sin embargo los recordatorios deben ser dentro del mismo día. En cambio las alarmas parece que sí que pueden ser periódicas, aunque las veces que lo he intentado siempre me dice que son recordatorios.

Llamadas

Uno de los usos que me parecía más interesante es poder llamar en manos libres a alguien. Bien, no lo he conseguido. Sólo he podido llamar a aquellos que tienen la app de Alexa en su móvil instalada. En mi agenda, que consta de unos 500 contactos, hay 10 a los que puedo llamar.

Correos electrónicos

Amazon permite establecer una cuenta y pide permisos para que el correo pueda ser leído, por lo que entiendo que es posible hacer que te lea el correo. Ahora bien, no sé si es posible hacer que directamente cuando entre correo lo lea desde un Echo sin tener que pedirlo. Investigaremos …

Mensajes de Telegram

Creo que no se pueden crear/recibir mensajes de Telegram como sí lo hace Google Assistant (se me hace raro que no tenga nombre como Alexa). Sin embargo espero que lo pongan como skill en breve, ya que me resultaría muy cómodo poder enviar Telegrams sólo con la voz como ya los mando cuando voy en el coche.

Control de la televisión

Tengo una televisión Samsung serie KS, que se considera tope de gama y preparada para la domótica como ya comenté hace algún tiempo. Sé que Samsung comercializa un chisme llamado Smart Things que permite hacer de interfaz con la televisión para darle comandos como encender/apagar, poner un canal, … En el caso de Alexa sólo he conseguido que apague la televisión, y por lo que pone en la página del skill, nadie ha conseguido nada mejor.

Para ello me he valido del skill de Smart Things, y he tenido que configurar una cuenta de Samsung idéntica dentro de la televisión. Como ya la tenía creada de cuando compré la tele no he tardado más que un par de minutos, pero la verdad es que deja mucho que desear. Yo esperaba que se pudiera controlar el volumen, cambiar de canal, y por supuesto, encenderla con la voz.

Abrir alguna app del Smart Hub como Netflix y controlarlo con la voz para hacer búsquedas de películas o episodios ya sospechaba que no iba a poder ser, debido al escasísimo soporte que tienen la mayoría de las televisiones con las apps de su store. Queda mucho camino por andar en este tema.

Netflix y cine

Continuando con lo anterior, Netflix sólo es posible controlarlo “algo” si se posee un Fire Stick y está conectado. Si tienes Chromecast es como si no existiera.

Comprar

Obviamente, esto sí lo hace, cómo no. Y bastante bien. Mi recomendación es dejarlo anulado o activarlo pero poniéndole un código parental a las compras (se puede poner un pin de 4 números), de forma que sea necesario dar el código, por aquello de evitar que los niños compren algo sin querer. No obstante, esto sirve para productos básicos. Para comprar sigue siendo mucho más productivo hacerlo en un ordenador con teclado y ratón.

Domótica

Una de las promesas de Alexa es que es capaz de controlar tu casa. Esto es una verdad a medias, y bastante turbia adrede, me temo. Alexa puede hacer cosas como encender y apagar una luz, o cambiar el color de una bombilla. También puede subir persianas, o abrir la puerta. Pero de esas pocas cosas no sale. Por ejemplo, si tienes una mirilla electrónica no puedes pedir “quiero ver la mirilla en la televisióndel salón”. Eso no lo hace porque incluye a la vez 3 cosas que Alexa no puede hacer.

  1. Combinar varias acciones en un mismo comando
  2. Combinar acciones de varios aparatos
  3. Proyectar una señal de vídeo de un aparato en otro.

En algunos sitios dicen que hay cafeteras que aceptan comandos de Alexa para encenderse y preparar café. Pero eso implica que ya has dejado la cápsula preparada antes. Eso le quita el glamour a la automatización.

También hay lavadoras que son capaces de ponerse en funcionamiento cuando Alexa se lo pide. Pero eso ya se hacía hace 40 años en los modelos de lavadoras con temporizador. Aquí, poca sorpresa.

En cuanto a los aparatos, casi todos los que hay (luces, enchufes, …) requieren de un hub propio del fabricante. Echo Plus incorpora uno, pero en ningún caso sustituye totalmente al del fabricante por lo que podrá hacer algunas cosas, pero no todas. Así que si tienes bombillas de Philips Hue y quieres hacer florituras con ellas más allá de encenderlas o apagarlas, seguramente termines usando el hub de Philips.

Mi conclusión es que aún está dando sus primeros pasos (todos, no sólo Alexa) y que aún queda hacer un nivel de compatibilidad con todos los aparatos domóticos para que sea posible que se hablen todos con todos.

Rutinas y atajos

Una rutina es poder decir “Buenos días” y que automáticamente se levanten las persianas y se suene una canción. Supuestamente Alexa puede hacerlo. Ahora bien, con matices, como casi todo. Alexa puede incorporar dentro de una rutina acciones de domótica y facilitar información de acuerdo al tiempo, el tráfico o las noticias, pero no se sale de ahí.

Loa atajos no son posibles con Alexa (al menos no lo eran a principios de año), ahora bien, se puede medio-rodear el problema con un poco de magia de IFTTT, aunque de manera bastante limitada y reducido a comandos a servicios externos que se desencadenan al decir el atajo.

Reconocimiento de habitantes de una misma casa

Aquí patina un montón, porque no diferencia entre una persona y otra. Para Alexa todos somos la misma persona. A mi hijo de 4 años le entiende, aunque no siempre, pero si al reconocer su voz ya tuviera registrado que es un niño de la casa y qué niño es, automáticamente debería centrarse en una serie de acciones y restringir otras. Esto a fecha de hoy, Alexa no lo hace, y no hay fecha prevista de cuándo lo va a hacer, aunque Amazon dice estar trabajando en ello.

Me parece extraño que a estas alturas un producto que se vende como asistente de hogar no tenga en cuenta que en una casa conviven varias personas.

Voz

Aunque parezca una tontería esto fue uno de los factores a los que más peso di a la hora de comprar un asistente, y es que el de Google es el menos humano  que he visto, a pesar de que sus resultados sean mucho mejores. La voz de Alexa es bastante natural, y sí parece que es una persona real quien habla. Esto queda demostrado cuando canta canciones, donde la voz me recuerda demasiado a la de Leire Martínez, la cantante de La Oreja de Van Gogh. En casa nos resulta agradable escucharla y no resulta cargante, al contrario que la de Google, que todo el rato parece que esté cantando números en un bingo.

Cosas que no puede hacer (y en algunos casos debería)

Hay algunas cosas que Alexa debería ser capaz de hacer y que en algunos casos llama poderosamente la atención que no pueda, ya que a todas luces se ve que no es por imposibilidad o alta dificultad técnica, sino más bien por temas de competencia o para obligar a pasar por algún aro que implique pagos. Veamos:

  • Alexa no es capaz de coger una llamada. Me resulta muy extraño que algo tan sencillo como responder a una llamada del móvil no sea capaz de redirigirla al altavoz para gestionarla desde allí. Igualmente, el camino inverso tampoco lo permite. Pero curiosamente sí te permite llamar al móvil de otra persona que tiene Alexa instalado en su smartphone. Espero que sea sólo una cuestión de tiempo el poder gestionar llamadas desde un Echo.
  • Tampoco parece que tenga muy claro lo de enviar mensajes de Whatsapp o Telegram, cosa que curiosamente, Google sí hace, y muy bien, por cierto. También espero que sea cosa de esperar un tiempo.
  • Lo de los vídeos de YouTube, ya se sabe por donde van los tiros y supongo que eso será algo que nunca veremos.
  • Usar diferentes usuarios. ¿Cuestión de esperar unos meses?
  • Leer el contenido de un txt, o un pdf, un documento, o una página web. No queda muy claro por qué, y si pienso mal podría ser que quieran que la gente pase por caja a comprar ebooks licenciados para ser leídos en voz alta. Curiosamente parece que sí lee artículos de la Wikipedia.
  • Poder darle un nombre al Echo diferente de Alexa. Se nos dan 4 nombres a elegir, pero no dejan poner uno propio, como Bautista o Ambrosio (¿quién no quiere un mayordomo como el de Ferrero Roché?).
  • Ponerle una voz diferente. Aunque la que hay está muy bien, podría ser interesante contar con varias.
  • Pedir un listado de los skills que tiene instalados.
  • Pedir un listado de los comandos que acepta.

 

 

 

Conclusiones

Tener un asistente está interesante, aunque de momento es algo casi anecdótico y una chulada que enseñar a los amigos que vienen en casa. De momento no pasa de ser un juguete entretenido pero no lo veo como algo que se vaya a volver indispensable a corto plazo o que hoy por hoy esté revolucionando los hábitos en cuanto a asistentes caseros se refiere. Aún tiene muchísimo margen de mejora, y supongo que es una carrera que se librará de aquí a 10 años.

Ver también

En Tu Experto han hecho una comparativa de cosas que hacen Alexa y Google Assistant. Es interesante ver cómo responden uno y otro.

  • En Xataka han hecho una comparativa de asistentes, ahora bien, algunos datos son extraídos de las versiones en inglés, así que no sé hasta qué punto son extrapolables a la versión española, si lo son.
  • Hay una página de Skills de Alexa con todas las que se pueden escoger, la dejo por aquí.
  • En “Alexa en español” también comentan algunos comandos que se pueden usar.

Continuar leyendo “Pruebas con Amazon Echo y Alexa y lo que es capaz de hacer”

Mi viejo Toshiba L850 vuelve a la vida

Pues sí, quién lo iba a decir. Mi viejo Toshiba L850, un i7 con disco SSD y 16 GB de RAM, que murió en el verano de 2016 a consecuencia de un golpe de calor que quemó el chip gráfico, ha vuelto a la vida. El milagro lo ha hecho una tienda de Aluche que es capaz de reparar portátiles y ordenadores más allá de lo típico de cambiar memorias o sustituir piezas y son capaces de reemplazar chips completos, hacer soldaduras en placa, reballing y lo que se tercie.

En esta tienda han extraído el chip dañado (el chip gráfico de AMD), dessoldándolo y poniéndole un nuevo chip. Aunque parece sencillo no he encontrado más tiendas en Madrid que lo hagan, y en otras que también hacen reparaciones a nivel de electrónica la solución que me han dado es darlo por perdido o  reemplazar la placa base completa para obtener un chip gráfico funcionando. Tentado he estado de comprar una placa en AliExpress por 100 euros y jugármela a que el chip llegara funcionando. También he estado tentado de vender el portátil por piezas (Wallapop está lleno de ofertas de este modelo, donde los vendedores fingen una ingenuidad del tipo de “funciona pero no se ve la pantalla, seguro que es fácil de arreglar”) pero el poco rendimiento económico que iba a obtener ni siquiera daba para ayudar en la compra de otro equipo.

El arreglo ha sido un poco lento, casi 3 meses, pero dado que ya llevaba año y medio sin poder usarlo tampoco me ha preocupado.

En cuanto a precio, han sido 120 euros, algo más de lo que costaba la placa base (en Ali, porque en Toshiba eran 500 cuando aún se vendían), pero con la garantía de que iba a funcionar sí o sí, y con la comodidad de no tener que hacerlo yo. Me ha parecido una buena inversión porque tener que comprar una máquina nueva habrían sido entre 1200 y 1500 euros para lograr un rendimiento final parecido. Habrá quién prefiera estrenar portátil y darlo por perdido, pero en mi caso me muestro reacio a cambiar de máquina si la que tengo me da buen servicio. Ojo, sigo renegando de Toshiba y no volveré a comprar una máquina suya en mucho tiempo, porque los tiempos aquellos en los que construían tanques del nivel de los Thinkpad o los Latitude ya han pasado.

En definitiva, que estoy muy contento porque este equipo aunque no es perfecto sí que reúne algunas de las cosas que para mí son primordiales en un portátil para trabajar más o menos a gusto.

  • Rapidez
  • Teclado completo
  • 3 USBs 3.0
  • Salida HDMI
  • Puedo instalar el SO que quiera (no obliga a usar UEFI).
  • Los componentes están bastante soportados en cualquiero S.O.

No tiene una pantalla Full HD ni tampoco el touchpad es multitouch, pero lo considero pecados veniales y se puede vivir sin ello.

Uno más uno no son dos

Quería haber escrito esta entrada hace mucho tiempo, pero precisamente la causa de no poder hacerlo es la misma que da origen a este post.

Hace algunos años llegó nuestro primer hijo. Estás muy contento porque la llegada al mundo de un hijo es lo más grande que te puede pasar, pero sabes que a partir de ese momento cambian muchas cosas porque todo tu mundo gira en torno a él, y todo tu tiempo también. Hasta ese momento teníamos una buena organización que funcionaba y que hacía que pudiéramos compaginar trabajo + ocio + amigos + familia + obligaciones sin que ninguno se resintiera especialmente. A partir de aquí, pensamos que habíamos perdido el control de todo nuestro tiempo, que hasta que fuera algo mayor no tendríamos ocasión de ir al cine o de volver a esquiar.

Con la llegada del primero el tema organizativo se resintió, para qué engañarnos. Hubo que dejar algunos aspectos de lado, o reconfigurarlos para que la reciente incorporación a la familia tuviera su sitio. Durante los dos primeros años fuimos sobreviviendo, compaginando todo lo que veníamos haciendo hasta entonces con nuestra faceta de padres.

Pero al llegar el segundo llegó el caos total. Hasta ese momento pensábamos que no teníamos tiempo de nada, pero nos equivocábamos. Ahora vemos que aún teníamos tiempo de hacer algunas cosas que después ya no hemos podido volver a hacer.  Y es que 1+1 no son 2. Son más. En nuestro caso estimamos que puede ser 3 o 4. Nuestra vida es un circo a 3 pistas permanente, con el problema de que nuestra compañía circense sólo tiene 2 miembros que se turnan en domadores, acróbatas o payasos según la necesidad del momento, combinando varias facetas simultáneamente si es preciso.  Y es que no son pocas veces en las que ambos hermanos se ponen de acuerdo para liárnosla a la vez. Si ya el primero apuntaba maneras con el sueño (duerme muy poco, como yo), el segundo le hace los coros, por lo que nuestro sueño también se resiente y mucho. Lo malo no es dormir poco, que lo es. Lo malo es dormir poco y con continuas interrupciones, o despertarte en medio de la noche con alaridos y que estos duren y duren …

Por el día tenemos que dividirnos igualmente, hacer actividades con cada uno de acuerdo a lo que toca con su edad, o actividades conjuntas. Pero en cualquier caso es raro el día que uno de los dos se puede liberar para hacer la compra o cualquiera de los quehaceres que implica la casa y el día a día.  En general no hacemos planes, sólo anotamos los días de médicos y cosas que son muy importantes y que no pueden postergarse. Pero el resto de planes no existen, y si los hacemos es bastante probable que sean anulados o movidos adelante indefinidamente. Nuestras amistades se limitan a padres con hijos en edades parecidas, con muy pocas excepciones, aunque a decir verdad las únicas veces que estamos con alguien es generalmente porque vienen a casa a vernos. Para nosotros es bastante complicado movernos al centro con 2 carros de niño, tanto yendo en Metro como en coche, por lo que lo fácil es dejar que vengan a visitarnos o quedar cerca de casa.

Si habéis llegado hasta aquí, seguramente estés pensando que soy exagerado, o que somos de mantequilla. Puede ser, no digo que no, pero nosotros lo vivimos tal como lo he relatado.

Hemos visto parejas con 5 niños que sobreviven muy dignamente, aunque claro, sólo se ve de puertas para afuera, no lo que pasa en esa casa por dentro. Para mí las familias de más de 3 hijos tienen mi total admiración y respeto. También influye que no es lo mismo ser padres a los 20 años que a los 40, y es que a los 40 parece que todo pasa más rápido y que sólo captas la mitad de los frames de cada secuencia. Pongo un ejemplo de esto que digo.

Un buen amigo mío fue padre con 25 años. Tuvo 2 peques hace 15 años y al llegar a los 40 ha sido padre de nuevo. Cierto día hablando de nuestros enanos me decía que este último era mucho más nervioso que los otros dos, que hacía cosas que los otros con su edad ni se acercaban. Me contaba sorprendido que hace poco en el desayuno, cerró un momento los ojos, según él no más de 2 o 3 segundos. Cuando los abrió, el hermano mayor tenía el bol del desayuno del pequeño de sombrero en la cabeza y la leche cayéndosele por la cara, mientras que el pequeñajo se reía por ser el autor de la obra. Aún hoy no se explica cómo pudo hacerlo sin que él llegara a verlo.

Lo que pasó es lo mismo que nos pasa a nosotros, y es que con 25 años estás mucho más ágil mental y físicamente que con 40.

Hay ahora mismo una serie que se llama “Mira lo que has hecho” protagonizada por Berto Romero y Eva Ugarte que es de las pocas que cuenta con veracidad cómo es ser padre y compaginarlo con el trabajo, la familia y el día a día.  Os la recomiendo ya que recoge muy fielmente en los primeros capítulos como se vive esto de ser padre. Si pensáis alguna vez que exagera o que esas situaciones son inventadas, os diré que no, que son totalmente reales.