Si crees que un cuervo te está mirando con malos ojos …

Los cuervos pueden reconocer las caras humanas y guardar rencor durante años contra la gente que los ha maltratado. Esta habilidad – que también existe en otros animales – enfatiza el cuidado con el que algunos animales examinan a aquellos con los que comparten su espacio.

Biólogos de este campo han observado que los cuervos parecen reconocerlos, y algunos investigadores han llegado al punto de tener que usar máscaras para poder capturarlos o anillarlos, de forma que después pudieran observarlos sin alertarlos. No obstante, aún no está muy claro si estas aves los distinguen por sus caras o por algún otro rasgo característico como la ropa o similares. Para investigarlo, John Marzluff de la Universidad de Washington en Seattle y sus compañeros usaron una careta de cavernícola de goma y capturaron algunos cuervos americanos. Y esto fue lo que pasó:

Continuar leyendo “Si crees que un cuervo te está mirando con malos ojos …”

Invictus, en cine Ideal

Gracias a Carlos por avisarme, pudimos ir a ver Invictus en la premiere. Esta vez fue en el cine Ideal, y por supuesto, en v.o. Fuimos Maribel, Carmen, Mabel y yo. Morgan Freeman al final no vino a vernos, porque se quedó en la Gran Vía, pero en su lugar tuvimos a Javier Tolentino y creo que también al señor Paniagua, del cual Carlos es su más ferviente admirador.





Por cierto, que en los cines Ideal se duerme de maravilla.

Toc Toc

Para quitarnos el mal sabor sabor de boca del no-concierto de Alicia Keys, ayer estuvimos en el teatro Príncipe viendo una obra llamada Toc Toc. Fueron 2 horas de no parar de reír y puedo decir que es la primera obra en la que no he mirado el reloj ni una sola vez.

La obra cuenta con un reparto sensacional, empezando por Nicolás Dueñas (Aquí no hay quien viva, La Familia Mata) que aunque últimamente ha hecho bastante televisión, es una figura clásica del teatro español que ha perdurado desde los 60 hasta hoy, sabiendo adaptarse a cada época. En segundo lugar, Daniel Muriel (Escenas de Matrimonio), que también hace muy bien su papel, y aunque no es tan conocido, también ha hecho bastante teatro a lo largo de su carrera. Y lo mismo podría decir de los 6 actores que están todo el tiempo en el escenario, y la 7ª actriz que interviene ocasionalmente.

El guion es bastante completo y rápido, no dejando momentos vacíos y siendo una continua corriente de risas y de humor. Y hablando del humor, no es un humor rebuscado, sino todo lo contrario, sin caer tampoco en la gracia previsible. El personaje de Esteve Ferrer está muy logrado, siendo el que lleva la mayor parte del protagonismo y diálogos, y ahora pasando a los componentes femeninos. Ana María Barbany (Lisistrata, Lo mejor que le puede pasar a Croissant) se mete en su papel de beatona, de forma que seguro que su personaje nos resulte familiar, ya que es bastante frecuente encontrar en nuestro entorno una persona exactamente así (sobre todo por el aspecto externo). Gracia Olayo (El Efecto Mariposa, Mujeres), Inge Martín y Sara Moros cierran el reparto.

Del argumento no voy a hablar. Yo fui sin conocerlo y creo que quien vaya se divertirá mucho más si no sabe lo que va a encontrar.

La entrada vale 25 euros, y desde luego que vale la pena, ya que el teatro Príncipe no es muy grande y está muy bien distribuido, así que estemos donde estemos se verá la obra perfectamente.

Para finalizar, un pequeño vídeo de la obra:


Más información: Espormadrid.