Reemplazando ONT Alcatel I240GT y router Comtrend V8050 por HGU

Desde hace algún tiempo tenía intención de sustituir los muy-viejos equipos que suministra Movistar con su fibra óptica, que son la ONT Alcatel Lucent I-240G-T y el router Comtrend VG-8050 (y además el decodificador de televisión) es decir, 2 o 3 aparatos para hacer lo que debería hacer uno solo. Otro día hablaremos de la instalación de fibra óptica que hacen los técnicos de Movistar metiendo la fibra por cualquier lado, sin usar canaletas, y haciendo codos rectos o espachurrando el cable de fibra.

El caso es que ya había llegado un momento en que los equipos nos daban bastantes problemas, del índole de no alcanzar una de las habitaciones de la casa (a menos de 10 metros del router) o tener cortes en la reproducción de películas. Hace algún tiempo nos pasamos a O2 y pensamos que al ser nuevos clientes nos suministrarían un equipo HGU, que es el que ha estado colocando Movistar y O2 entre 2017 y 2019 a sus nuevos clientes (a los ya clientes se les exige un pago por comprar digo alquilar el nuevo ONT+Router. Porque esa es otra, el equipamiento no es del cliente (aunque la publicidad al llegar a la compañía dé a entender lo contrario) sino que es una cesión y hay que devolver el equipamiento so pena de pagar una multa de 200 euros en caso de que los equipos no sean devueltos al darse de baja. Ni que decir tiene que los equipos no valen eso ni mucho menos.

Una vez ya con O2, comprobé con sorpresa, que a pesar de que su publicidad quiere ser un calco de la de Pepephone, y haber incorporado a sus filas a Pedro Serrahima, ambas compañías no se parecen en nada. O2 presume de dar la razón al cliente en todo, y no discutir con él. Nada más llegar con ellos ya tuve varios problemas con la SIM, me generaron varias, las enviaron a diferentes domicilios (que yo no había facilitado) y usaron datos de la antigua Telefónica. Ahi comprobé que O2 sólo era otra marca más de Movistar, sin mayores diferencias que usar otro nombre. Aunque varias veces solicité el router que se daba a los nuevos clientes siempre se me negó aludiendo a que Movistar ya me había provisto de equipamiento y que aunque era un nuevo cliente, los que veníamos de Movistar éramos nuevos clientes de segunda. Tampoco me dieron compensación ninguna por los días que estuve sin línea de teléfono móvil por el lío que se hicieron ellos mismos con la portabilidad. Por tanto la publicidad a la que hacían mención de ser distintos, y de dar siempre la razón al cliente ni siquiera hizo acto de aparición en ese primer momento y a pesar de ser un problema generado por el descontrol de gestión de O2. Ni siquiera en ese momento O2 se ofreció a compensar todas las molestias causadas con la entrega de un equipo HGU.  En todo momento, la opción que presentaban para «disfrutar» (esa palabra usan, usar un router es un «disfrute») había que apoquinar entre 40 y 60 euros, dependiendo del momento.

Así que finalmente recurrí a los mercados de segunda mano y ahí encontré un HGU por 15 euros.  Me pareció un precio apropiado y lo compré. Sustituir un equipamiento por el otro no es demasiado complicado, incluso aunque Movistar/O2 no faciliten el software que posibilita hacer la transición. Con un par de comandos de consola y 10 minutos se resuelve. Aquí voy a contar los pasos que hay que hacer. Si te has leído todo el tostón de arriba, muchas gracias, pero es solamente para reflejar mis disgusto con O2 y el poco cuidado con el que tratan a sus clientes.

Vamos allá.

Para usar una ONT diferente a la que uno tiene hace falta un único dato, la ID de la ONT, también conocida como IDONT. Este es un parámetro de unos 20 caracteres que está asociado al equipo de cada cliente, y sin él no se puede hacer la conexión entre ONT y la central. Por tanto el primer paso es extraer el IDONT de la ONT antigua y ponérsela al nuevo.

El problema de sacarle la IDONT a la ONT de Alcatel es que hay que hacerlo por telnet, y la fibra debe estar desconectada.  Mi recomendación es que conectes un portátil directamente a la ONT, y le quites la línea telefónica y la FIBRA. Es decibr, dejan sólo conectado el cable del transformador (obvio) y el cable de red al portátil. En el portátil debes tener instalado un cliente de telnet, y poner los siguientes datos en la tarjeta de red

IP: 192.168.1.252
Máscara de red: 255.255.255.0

El resto de datos da igual, no vamos a usar DNS para esto.

Una vez con esos datos, salimos a consola (cmd.exe en Windows) y lanzamos esto:

c:> telnet 192.168.1.251

Esto es porque la ONT tiene esa IP por defecto.

Los datos de usuario y contraseña son los siguientes

user: root
Password: admin

O sea, los root/admin de toda la vida que suele emplear Telefónica (¿os acordáis del 1234/admin o 1234/1234 de los Efficient y 3COM 812?) . Una vez dentro de la ONT, tenemos un menú súperbásico, pero que no presenta gran ayuda aunque le pongamos help. Básicamente tiene 2 comandos, pero no vamos a centrarnos en eso. En la shell, nos encontramos lo siguiente:

ONT> enable
#ONT> system
#ONT\system> misc
#ONT\system\misc> register_id get

Una vez lanzados estos comandos, nos aparecerá en pantalla la id de nuestra ONT. Le sacamos una captura o la apuntamos en el portátil y podemos apagar la ONT.

Ahora cogemos el equipo HGU. Lo conectamos y con cualquier ordenador conectado a la misma red de área local (bien por cable o por wifi) entramos en la siguiente IP en un navegador:

http://192.168.1.1/instalacion

Ahí, en el primer y único campo que nos pide, le ponemos primero la contraseña que viene por detrás del router.

A continuación en la siguiente pantalla, nos mostrará el IDONT que actualmente posee y nos pedirá el id de la ONT que tenemos apuntado. Se lo damos y pulsamos enter o «Enviar».

Y ya está. Luego quedará configurar las WiFis a nuestro gusto (este router trae 2, una 2.4Ghz y otra 5Ghz) y los puertos de NAT.

Espero que estos sencillos pasos os sirvan para actualizar vuestro equipo a un HGU.

 

P.D. Movistar ya ha dejado de poner este equipo a finales de 2019 y ha vuelto al de Comtrend+Alcatel.

 

Mendeley – gestor de referencias documental

Llevo varios años haciendo la tesis y una de las herramientas que más me está sirviendo es Mendeley. Para los que no la conozcáis, es una aplicación que sirve para manejar referencias documentales.

Tiene muchas ventajas y le veo usos no sólo para las tesis, TFMs, proyectos de fin de carrera o cualquier tipo de investigación, sino para un montón más de situaciones, aunque sin duda donde más fuerte es Mendeley es con trabajos técnicos.

Continuar leyendo “Mendeley – gestor de referencias documental”

La historia de Trapillo (o Trapote, o Trapete, como se llame)

Entre todo el ruido que suele ser Twitter, rincón de opinión fácil y lugar habitual de turbas incendiarias y bandos polarizados, aparecen de vez en cuando joyas como este que cito aquí debajo, comentada de manera sublime por Eugeinio d’Ors. Si el año pasado por estas fechas Internet nos obsequiaba con aquella historia maravillosa de la “Recreación de lo que viene siendo un grupo de Whatsapp de padres” este año la historia de #Trapillo promete ser de lo mejor que nos dé el 2018.

A continuación, la historia de Trapillo.

Continuar leyendo “La historia de Trapillo (o Trapote, o Trapete, como se llame)”

Pagos con NFC desde el teléfono móvil

Desde hace ya un par de años utilizo NFC para pagar con el móvil.  Es bastante cómodo poder ir sin cartera y despreocuparse de si uno lleva suficiente dinero. Mi móvil es un Samsung y el banco con el que suelo trabajar es el Santander.

Todo iba bien hasta que el pasado mes de marzo mi móvil empezó a dar problemas al pagar.  Al principio pensé que era un error puntual con un datáfono de Mercadona. No le di importancia hasta que pagué en otro Mercadona y tuve el mismo problema. “Bueno, se habrá desconfigurado la aplicación”. Problé a pagar en varios supermercados más con idéntico resultado. Cambié la tarjeta asociada a “Santander Wallet”, sin que la situación se solucionara. Probé a asignar Google Pay como app para el pago desde el móvil y asignar la tarjeta desde ahí. Tampoco funcionó. Desinstalé la app y volví a ponerla. Tampoco. Y por último probé a reinstalarle la ROM al teléfono, pensando que podía ser problema de usar una ROM de otro país (la que venía inicilamente con Movistar no me gustaba  porque traía demasiado bloatware y le puse una de Alemania, y después de otros países europeos). Finalmente he renunciado a poder usar el NFC del móvil para pagar en supermercados.

El punto de todo esto es que cuando realizo el pago con el móvil, en principio sí parece que la operación va bien. Cuando acerco el móvil al datáfono, si es superior a 20 euros me solicita el pin de la tarjeta y si está bien metido, o si no llega a 20 euros, entonces se abre la app de Santander Wallet y me aparece en pantalla el importe de la compra, con el mensaje “usted ha pagado x euros”. Sin embargo a los pocos segundos en el datáfono aparece el mensaje “Cancelada”. Dependiendo del comercio y el datáfono el mensaje puede variar (a veces pone “Desconocido”)

Lo curioso de todo esto es que las máquinas de vending del lugar donde trabajo son de Delikia y también aceptan NFC, el cual está emparejado con el saldo que posee mi tarjeta de empleado, por lo que cuando voy a la máquina nunca llevo monedas, tan solo acerco el móvil. En este caso funciona sin problemas, y estoy seguro de que si comprara algún token  de los que se venden por Amazon o Aliexpress, podría asociarlo igualmente a la app de Delikia sin ningún problema.

Continuar leyendo “Pagos con NFC desde el teléfono móvil”

Tarjeta de transporte para niños de 4 a 7 años de la Comunidad de Madrid

En Madrid, si tienes niños, hasta los 4 años pueden viajar sin billete y generalmente no se pide ninguna identificación que acredite la edad (salvo si “canta” mucho, claro), pero a partir de los 4 es necesaria una tarjeta especial que se llama Tarjeta Infantil de Transporte.

Se pide online en esta web  (aunque también hay puntos físicos para hacerlo) y rellenar los datos es muy sencillo, lo único un poco más especial es que tendrás que aportar foto de la página del libro de familia (o lo que tengas, ya que desde hace un par de años ya no se entrega) donde venga tu hijo. Después de enviado el formulario llega en unos 15 días.

Para usarla es como la tarjeta que usamos los adultos, se pasa por el lector al subir al autobús o al entrar en el metro y el aparato pita. No tiene más historia.

Por cierto, no dejan pedirla hasta una vez que el niño haya cumplido los 4 años, así que si quieres tenerla el día que los cumpla no es posible salvo que lo hagas de manera física.