Pasando de iOS a Android

Después de varios años con varios iPhone (3GS y 4S) ha llegado el momento de dejar el mundo de IOS a nivel teléfono y marchar a un Android. Ya he tenido teléfonos de trabajo y/o regalo con Android, aunque eran tan guarreros que sólo sirven para escuchar música y poco más.

Dejándome asesorar una vez más para dar el salto, me he decidido por un A5 2016. Ya había probado el A5 el año pasado y la sensación fue muy buena. Pantalla grande, gran fluidez en los menús y todo al alcance de un apr de clicks.

Pasar de una pantalla pequeña a una grande se nota. El iPhone 4S tenía 3.5 pulgadas y me manejaba bien con él, escribía sin problemas hasta la versión de iOS 8, que el teclado desplegable usaba media pantalla, y en apps como Facebook era difícil escribir porque lo hacías a ciegas. El A5 2016 tiene 5.2 pulgadas. Ahora me resulta muy difícil cuando tengo que teclear en  el 4S y no entiendo como antes lo usaba en el día a día.

Pensaba que me iba a resultar incómodo de transportar, pero no. Generalmente llevo vaqueros y suelo llevar el teléfono en cualquiera de los bolsillos. No es grueso y eso ayuda a que se pueda meter en cualquier lado.

En cuanto a la fragilidad, ese es otro cantar. Se me cayó al poco de comprarlo desde una altura de medio metro, al entrar en el coche. El golpe fue mínimo, pero las pantallas son muy finas, o las colocan demasiado tensadas o yo que sé, el caso es que raja al canto. Llamé a Movistar para hacer valer el seguro que contraté, y he ahí la sorpresa de que una raja es un daño estético y que por ese motivo no me sustituyen la pantalla. Al parecer tiene que venir hecha añicos. Esa solución fue la que me dio la vendedora de Movistar de la oficina que hay en Pza. Del Encuentro, en Madrid. Ver para creer. Por no decir otras cosas como que te dicen que el seguro son 6 euros al mes, pero no dicen que es obligatorio tenerlo un año al menos. En fin, lo que viene siendo Movistar, la transparencia y la honestidad nunca han sido valores que representen a la compañía. Ya ha pasado 7 meses desde entonces y sigue funcionando.

El paso a Android, en general ha sido sencillo, y en casi todos los factores prefiero el A5 al 4S pero hay algunas cosas a las que no termino de acostumbrarme,  y una de ellas es teclado y el predictor ortográfico. El de iOS le da mil vueltas al de Android. En Android la mayoría de las veces escribo bien las cosas pero el predictor se obstina en querer que yo escriba algo diferente. Algo muy molesto es que algunas palabras me las completa antes de terminar de escribirlas. Por ejemplo, yo escribo “cuan” y él me pone “cuando”. Al final acaba apareciendo en la pantalla “cuando do”. Eso me pasa con muchas palabras. Otra cosa que no entiendo como no hay una opción para deshabilitar es que con el teclado de Samsung, muchas veces da como opciones del predictor una dirección de correo electrónico de la agenda, teniendo que borrar la dirección de email completa cada vez que la sustituye. Esto también es muy molesto y he conseguido rodear el problema usando Swiftkey. Pero con el teclado Swiftkey tengo otro problema igualmente molesto, y es que la tecla del “.” está demasiado pegada a la del espacio, por lo que muchas veces en vez de poner espacios me pone puntos entre las palabras.

Otras cosas que hace un poco raras el Android del A5 es las notificaciones Push. En algunas apps como la de Amazon, cada notificación push me llega 2 veces. No sé el motivo, he desintalado la app y la he vuelto a poner y me sigue haciendo lo mismo. He mirado en foros y parece que hay más gente que le sucede igual pero nadie sabe cómo solucionarlo. Tampoco es que sea muy molesto pero me llama la atención que pase.

Mi A5 2016 venía con Android 5 Lollipop, y hace un par de meses me saltó una actualización (que tampoco daba mucha opción a no instalar) de poner Android 6 Marshmallow. Desde que lo puse no he visto nada que haya mejorado en el teléfono, pero sí le noto un poco más lento y menos ágil. Sobre todo al abrir la cámara de fotos (doble click del botón home), que muchas veces no lo reconoce, o tarda un poco en hacer efecto. Esto sí es molesto porque la cámara es algo que tiene que salir de inmediato, no sirve si tarda 3 o 4 segundos. Lo mismo ocurre con la Galería de imágenes, que se ha ralentizado con la actualización. Ahora para editar una foto tarda, y antes también era inmediato. Voy a investigar si hay forma de volver a Android 5, y si la hay seguramente lo ponga.

El móvil viene con 16 GB de almacenamiento. Adicionalmente tengo pueda una tarjeta microsd de 64 GB. El problema es que en los 64GB no puedo poner casi nada que no sea música, fotos, cómics o películas. Las apps siempre las instala por defecto en los 16GB de almacenamiento primario y a posteriori, algunas apps (no todas) permite moverlas a la tarjeta microSD. Esto es un poco cansado, porque cuando estás rozando el límite de los 16 GB (y esto no es nada difícil ya que entre lo que pesa el SO y que las apps son cada vez más grandes) tengo que andar moviendo de forma manual las apps para hacer sitio. Muchas de las que trae el teléfono como las de Google o las de Office no se pueden quitar ni mover, así que ese espacio ya está perdido.

La música puedo reproducirla bien desde la app nativa que trae. Las películas da problemas en casi todas, por el sonido. La solución ha sido sencilla, poner VLC, pero me cuesta entender que la app de video no traiga los codecs más comunes de audio a estas alturas de la vida.

Esto es lo que no me ha gustado, pero con el resto de las cosas estoy encantado. Me gusta lo bien que se ve la pantalla. Las fotos salen bastante bien de contraste y brillo, y con muy buena resolución  aunque son más nítidas las del iPhone. En condiciones de poca luz tanto el 4S como el A5 tienen problemas, pero en el caso de 4S las saca con mucho grano y en el caso del A5 salen movidas.

En cuanto al parque de apps … no hay color. Android gana por goleada a iOS, si bien las apps de iOS se les nota más probadas.

En cuanto a la integración con el resto de aparatos, no he notado diferencia. Tanto mi A5 como mis chismes iPhone se conectan por igual a la tele y al coche, tanto música como llamadas. Ahora bien, Android se habla con todos los aparatos pero mis chismes Apple no se hablan todos con todos, y a veces ni siquiera entre ellos (por ejemplo, para compartir internet desde el 4S o el 5S, uno de los iPad lo ve sin problemas y al otro le cuesta, dependiendo si es por bluetooth o por wifi.

En cuanto a conectividad, Android gana de nuevo por goleada. Algo tan tonto como poner una tarjeta SD, o conectar un disco duro al móvil (o una memoria USB) con iOS no es posible sin hacer jailbreak e instalar un montón de cosas. En cambio en Android no tengo que hacer nada especial para conectarle nada, lo reconoce al momento.

La batería del A5 2016 es de 2900 mAh, frente a los 1400 del 4S. El teléfono aguanta un par de días tranquilamente, y dándole mucha tralla, un día sin problemas. Lo que sí he notado es que el desgaste de la batería del A5 es mucho más rápido que el del 4S. Con sólo 7 meses ya veo que la batería dura menos tiempo cargada que cuando lo compré.

En general estoy contento con el A5. Es un teléfono normalito, seguramente un S7 vaya más fluido, pero la diferencia de precio no me compensa. Y además si se me rompe no va a ser ningún drama porque me costó 230 euros y por otros 230 tengo otro igual. Echo de menos algunas cosas del iPhone pero en general son muy pocas.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *