Sustituyendo discos en Synology DSM

Tras 5 años de funcionamiento con un Synology 212J ha llegado el momento en que han empezado a morirse los discos duros y toca reemplazarlos.  Aunque parece algo sencillo puede serlo o no. Voy a contar las cosas con las que yo me he encontrado, aunque cada caso es diferente dependiendo del número de discos de nuestro NAS, y también del tipo de volúmenes y RAID que tengamos aplicados.

En mi caso, tenía 2 discos de 2TB Seagate Barracuda Green (sí, no son los más adecuados para esto pero cuando los puse creo que no existía gama NAS de discos o no eran accesibles al público). Construí 2 volúmenes (1 por disco) de tipo SHR/Ext4, sin RAID. En su día pensé poner un RAID 1 pero desperdiciar 2 TB al precio que estaban se me hacía complicado.

En el primer volumen dejé películas y series, y en el segundo volumen música, fotos y otras cosas. Podría haberlo puesto todo en un solo volumen porque a veces es un poco engorro tener que andar moviendo cosas de un volumen a otro para hacer sitio, pero poner un RAID 0 me da pánico ya que si un disco se va a paseo todo el volumen queda inservible.

Prácticamente a la vez han empezado a fallar los 2 discos. Los síntomas eran sectores defectuosos notificados en SMART (no muchos, 16 sectores en uno y 250 en el otro). Ante esa tesitura lo primero que pensé es que podía ser un falso positivo del SMART de los discos (luego veremos que no). Mi primera idea fue comprar un disco del doble de tamaño y meter ahí el contenido de los dos dando por hecho que podría rescatarlo todo para después formatear los discos una vez salvados desde Windows y verificar que funcionaban bien.

Tras comprar un disco WD RED de 4 TB en PC Componentes (valía como 15 euros menos que en Amazon y resto de sitios), procedí a quitar el disco 1, que albergaba el volumen 1 y poner el nuevo disco en su lugar.

La forma que tiene Synology DSM de guardar el sistema operativo es crear una partición pequeña de 2.5 GB en cada uno de los discos de la cabina e instalar en todos ellos una copia del sistema operativo, que además está en una memoria flash de 128MB que hay en la placa base. En cada disco encontramos una partición de 2.5 GB ext 4 con un sistema de ficheros Linux. Una partición de SWAP de 2 GB. La flash de 128 MB. Y por último, una partición SHR con los datos en si.

Por tanto, una vez quitado el disco, instalé el nuevo y lo primero que hace DSM es preguntarle si quiero inicializarlo y si le quiero pasar el test de verificación. Respondo afirmativamente a las dos preguntas. El test de verificación para 4 TB llevó unas 20 horas. Una vez pasado el test, construí el volumen como SHR/Ext4.

Como había quitado el Volumen 1 para poner el nuevo disco, este nuevo volumen creado también se llamó Volumen 1. Ningún problema con ello.  En general, el único problema que puede haber si cambia el nombre de volumen es que tengamos que reasignar unidades compartidas desde Windows/Mac/Linux pero más allá de eso no hay otras implicaciones. Ignoro sí con los RAID estos es un problema, supongo que no.

A continuación moví todos los datos del disco 2 antiguo al disco 1 nuevo. Mover 2 TB me llevó más o menos 3 días enteros, a razón de 22 MB/s (a veces algo menos). La verdad es que no entiendo por qué la tasa de transferencia en local es tan baja.

Durante el copiado fueron apareciendo nuevas alertas de daños en el disco 2, y el estado de los discos pasó de “Normal” a “Averiado”. Antes recomendaba la sustitución del disco cuando fuera posible, ahora ya lo imploraba.

A lo largo de estos 3 días tuve la mala suerte de que salió una nueva versión del DSM. Como salió de madrugada, se instaló antes de que yo pudiera responder al aviso, por lo que el DSM quedó instalado en el disco viejo 2 y en el disco nuevo 1.

A continuación una vez terminada la copia quité el disco viejo 2 y puse el disco viejo 1. Arranqué el Synology  y … apareció una inconsistencia de Sistema Operativo. La opción quedaba es “Arreglar” y por supuesto que accedí. Me da la impresión de que ante diferentes versiones de DSM en los discos prevalece la más baja, porque desapareció la configuración de escritorio que tenía. Más allá de eso no he observado problemas en los datos ni en diferencias en los ficheros. Eso sí, a la hora de actualizar siempre se debe ir hacia una versión más alta.

Por otro lado, ahora había 2 volúmenes 1. Synology no tiene problema con eso. En este caso además había 2 carpetas compartidas con el mismo nombre. Como el DSM no permite eso, una de ellas fue renombrada con el sufijo “_1” al final.

Repetí la operación de copia. Otros 3 días transcurridos.

Y una vez terminada la copia, he dejado el NAS con un solo disco de 4 TB, esperando a poder comprar otro para ponerlo en RAID 1.

Y eso ha sido todo. Como podéís ver es bastante sencillo reemplazar un disco. Al principio tuve un poco de duda de si perdería permisos o configuraciones por mover los datos pero no, no pasa nada. En el caso de  poner un disco de mayor tamaño con RAID 1 tiene algo más de complicación porque el volumen queda degradado cuando se quita uno de los discos y hay que hacer un poco de reconfiguración, pero no se tarda mucho más.

Por cierto, los discos WD RED por lo visto entran en modo sleep continuamente, aparcando y desaparcando cabezales continuamente con su consiguiente desgaste prematuro. La forma de deshabilitar este modo es apagar el NAS de botonazo, y eso fuerza que se desactive esa opción y ya no vuelva a aparcar cabezales más que en los arrnques y las paradas.

Actualización:

Estoy teniendo algunos problemas con la partición de sistema y con los paquetes del DSM. Casi todos dan error y no puedo instalarlos ni desinstalarlos. Tampoco puedo subir el DSM a la nueva versión 6.1 desde la 6.0.2 (estoy en la 8451 y quiero ir a la 15047), ni puedo reinstalar la 8451. Si entro por ssh, las carpetas home de los usuarios no están, ni puedo lanzar comandos del bash, ni siquiera un triste ls. Está claro que el sistema operativo está corrupto y lo único que se me ocurre es meter un disco nuevo él solo para subirlo a la 6.1 y luego meter el otro disco actual para intentar así que prevalezca la versión más moderna.

Supongo que lo que ha pasado es que el DSM que se ha copiado al disco nuevo es el del disco que estaba más roto.

La forma que he tenido de solucionarlo es instalar por independiente el segundo disco de los nuevos que he comprado y mover todo a este nuevo disco. El primero lo he colocado a continuación, he expandido el volumen a este nuevo disco y lo he puesto en RAID 1. Desperdicio 4 TB pero así gano algo de tranquilidad. Con el sistema operativo ya no he vuelto a tener problemas y he podido subir el DSM a la 6.1 con casi ningún problema.

Al final de los 2 discos que he retirado de 2 TB uno estaba roto al principio, justo en la partición del DSM. El otro debía tener algún sector tocado pero se puede seguir usando.

Actualización 2:

Remarcaba que había podido subir de versión a la 6.1 sin casi problemas. Bueno, no es así del todo. He perdido el acceso a Plex Server, ya que no hay versión para los procesadores ARMv5, y curiosamente no se puede meter la versión vieja del Plex Server (la 0.9 era la que yo tenía), y las posteriores requieren otro tipo de procesadores. Me parece una cagada tanto por parte de Synology como por parte de Plex, ya que es una forma muy poco elegante de dejar tirados a los usuarios. Por cierto, como ya he comentado antes, no he se puede hacer downgrade del Synology 212J, así que si estás en la 6.1 ya no se puede hacer nada. La forma de rodear el problema es instalar Plex Server en otro ordenador y servir las películas desde el NAS. Se puede hacer pero no es lo ideal ni mucho menos.

Actualización 3:

Otra consecuencia de haber subido a DSM 6.1 es que ha desaparecido la opción para configurar los Jumbo Frames en IPV4. Curiosamente al entrar en la pestaña de IPV4 durante unos momentos aparecen en pantalla pero a continuación desaparecen, no dejando configurar más que la IP, máscara, gateway y DNS. He leído algo de que la implementación de Jumbo Frames en 6.1 ha dado problemas a algunos usuarios y no me extrañaría que la hubieran deshabilitado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *