Qué hacer si te toca arreglar un ordenador.

amigo informaticoRescato este texto de un viejo blog que tenía hace varios años. Aunque en mi caso ya no aplica (recordad que yo ya no uso Windows ni sé como funciona eso, el último Windows que yo usé fue 3.11 y no conozco absolutamente nada de arquitectura PC ni de software desde tiempos de Naranjito) creo que para muchos será útil. La cosa empezaba tal que así:

 

"Qué hacer si te toca arreglar un ordenador"

Generalmente este es un tema recurrente. A todos los que estamos metidos en el mundo no de forma clandestina nos ha pasado. En algún momento se hace vox-populi que eres informático, y cacharreas con ordenadores (más o menos es la acepción que la gente tiene sobre tu profesión, aunque sin tener ni idea de a lo que te dedicas). Y después de eso, llegan a la siguiente conclusión, y es que, pues ya que el chico sabe del tema, dejémosle practicar con ese ordenador que no nos funciona. Y es aquí donde se teje el drama y la tragedia, sobre todo para el pobre chico.

 

 

Joven informático ¿qué puedes hacer para salir airoso de estas situaciones? Para ti van estas recomendaciones.

Lo primero, es tener un buen esquema de trabajo sobre el que partir.


Yo divido a mi "entorno informático" en lo siguiente.

– Ordenadores apadrinados por iglesia: esos son los de la familia directa (padres, tios y primos con los que tengo trato)
– Ordenadores apadrinados a posteriori (amigos muy amigos)
– los demás.


Cuando tenia 20 años me fijé un tope de 15 ordenadores apadrinados y no más. Este límite lo fijé por lo siguiente:

– La gente que tiene un ordenador, nunca dejará de tener un ordenador (generalmente tienden a tener más). Tú serás padrino de todos ellos.
– Un ordenador nunca está arreglado completamente. Lo único que uno consigue es un pequeño margen de tiempo hasta la siguiente reparación.

Nos pongamos como nos pongamos, hay determinada gente a la que no se le puede decir que no, y esos son los que llamo "ordenadores apadrinados por iglesia" de la familia muy directa y gente allegada. Pero esto tiene un asterisco. Hay gente que si se pone muy pesada o claramente abusa, hay que empezar a decirle que no. Digamos que todo esto se respeta mientras existe la barrera de la educación, el respeto y la cortesía. Pero que si alguien cruza la barrera, ya se puede romper tranquilamente este vínculo.

Hay algunas reglas que intento llevar a rajatabla para que no se te suban a las barbas, y es que nunca arreglo el mismo ordenador antes de 3 meses del último arreglo, y que no hago desplazamientos a lo tonto (como mucho uno). Es decir, que si hacen falta piezas, las compra el interesado, y si hay que llevar el ordenador a algun lado, lo mismo. Yo sólo hago como el doctor de salud (soy lo mismo, pero en informatico). Llego, hago mi diagnóstico, arreglo lo que sea, y les doy el tratamiento a seguir.

 


Ahora vamos con el caso conflictivo, gente con la que no tienes ningún tipo de trato, que por un azar del destino en cierto momento se cruzaron en tu vida y por otro azar del destino (o no tan azar) se enteraron que "sabias de ordenadores". A saber:

– vecinos
– antiguos compañeros de colegio
– conocidos del barrio
– conocidos de amigos o amigos de amigos.

El caso más sencillo es el del casi completo desconocido que se cree que por haber ido al colegio juntos se cree con derecho a pedirte que vayas a mirarle su criatura. Como proceder:

– Si la cosa no es muy concreto, dile que si o no le digas nada. Es posible que se olvide del tema, sobre todo si ya no tiene tu telefono y os veis una vez cada 2 años (informaticos hay muchos y es posible que encuentre otra victima).

– Si la cosa es concreta, entonces no puedes ir. Estás muy liado porque todo el mundo abusa de ti. Dale hora para dentro de 3 o 4 meses como poco. Aunque esta gente es cómoda, 3 meses se les hace largo, y terminan liando a otro.

– Vecinos y gente que ves a diario: aquí la imaginación al poder, dependiendo de lo creativo que sea uno, y de la vergüenza que le dé ser claro y conciso. Yo he probado las dos, y me quedo con la última.

a) Tirando balones fuera: es que yo de eso no entiendo. En realidad sé muy poco y sólo conozco del Linux ese (un linuxero nunca te pedirá que le arregles el ordenador, iría contra la ley nº1 del linuxero).

b) Un día de estos ya me paso, que ahora tengo mucho trabajo y salgo tarde.

c) (pasando al tema sincero) Lo siento, tengo mi cupo de ordenadores apadrinados lleno y no cojo más pacientes. Si te insiste, está transgrediendo tu espacio y ya tienes vía libre para decirle que no lo arreglas "porque no".

d)Sincero total: "vale, me paso el fin de semana. Generalmente cobro 60 euros la hora, pero por ser vecino serán solo 50. Cuando sepas a que hora te viene bien, subes y me lo dices." Te aseguro que nunca suben. También conviene aclarar que esto es con vecinos que no te caen nada bien y que por alguna razón extraña (bien de edad o porque esta gente tiene una percepción de la realidad digamos distinta a lo normal) se creen que el hecho de ser vecinos les da derecho a pedirte algo tan personal como es arreglar su ordenador (y es que mirar el ordenador de otro es algo muy personal, y de hecho yo no le permito a nadie que hurgue en mis archivos). Depende como tenga el día uno, y si quiere discutir de eso o no, opta por la forma rápida (yo de eso no entiendo, si quieres te puede recomendar a un amigo que trabaja bien) o con la forma menos rápida pero más reconfortante (no te conozco de nada y no tengo por qué arreglarte nada ¿estamos?)

Ahora vamos con amigos y allegados, que se encuentran entre ambos extremos. No tienes ninguna obligación de arreglarles nada, pero llegado el momento no te importa hacerlo, si no abusan de ti o si te lo agradecen bien.

En este plano tengo a unos amigos muy amigos (más bien familia) de toda la vida que me surten de bollos, tartas, pasteles y batidos desde que era niño. Todos los viernes puntualmente me traen cosas. Resulta obvio que sería de muy mal gusto pedirles algo a cambio de arreglarles el ordenador. De hecho este tipo de gente no suele dar problemas, y siempre pide humildemente y sin prisas. Estos no son los problemáticos y de hecho, ojalá todos nuestros apadrinados fueran así.

También tienes amigos de tus padres, que aprovechando ese vínculo intentan colocarse en tu agenda. Aquí es según quien sea. Si los conozco y me caen bien, el primer arreglo va por mi cuenta. Aquí conviene dejar claro de que no puedes estar viniendo cada 2×3 a arreglar lo mismo. No se dice directamente, sino dejando caer que el ordenador está roto por un mal uso y el nulo cuidado y limpieza del mismo, por lo que esto se puede evitar cuidando muy mucho lo que se instala. Por cierto, se me había olvidado comentar algo muy importante. Tanto a unos como a otros siempre se les instala un Kaspersky y se les obliga a registrarlo. 30 euros no son nada, y con una parte de lo que se están ahorrando de tu trabajo altruista tienes de sobra para pagar la licencia. Si alguien dice que no lo registra, es que no valora tu trabajo, y no le importa llamarte las veces que haga falta porque además de ser gratis, a ti te sobra el tiempo y te diviertes haciendolo. A estas casas no se vuelve más, y si se vuelve, se vuelve cobrando no menos de 30 euros la hora.

Seguimos con los trueques. Tengo una amiga con la que he llegado al siguiente acuerdo: yo le arreglo cualquier cosa de informatica o aparato electrico que necesite ser configurado y ella me arregla los pantalones y prendas que necesiten de modista. Tiempo x tiempo. Una transacción justa y equitativa.

Vamos ahora con el "programa de referidos". Los que te vienen a través de alguien que ha traicionado tu confianza diciendo que le arreglaste el ordenador gratis o simplemente que se lo arreglaste (tú no entiendes de ordenadores, el gobierno niega todo conocimiento). Aquí peligro: tú no arreglaste ese ordenador, fue tocar una cosa muy sencilla de 5 minutos, pero lo que a este nuevo le pasa es muy dificil de arreglar y eso es mejor llevarlo a una tienda (y así generamos trabajo que falta hace  ). La gente que llega por este cauce suele ser problemática, incluso aunque digan que pagan. Establecen un nexo de confianza que no existe. Quizá digan de pagar la primera vez pero querrán que vayas gratis las siguientes veces, o para cualquier gilipollez que les suceda con su móvil o video. O cada vez que quieran un chico de los recados a comprar algo al ordenador. Aquí vigilaremos mucho con quien nos jugamos los cuartos. No olvidemos que el camino de apadrinar ordenadores es un camino que siempre se recorre hacia adelante y rara vez marcha atrás. Es mejor parar las cosas al principio que luego recular. Además, hay caminos que desde el principio se ven con piedras. Mejor no entrar en ellos. Directamente.

Distinto es el caso de gente que te ha pagado por arreglar el ordenador, ha quedado contenta, y le ha dado tu telefono a otro (que por consiguiente también está dispuesto a pagar). La gente que paga generalmente agradece tu trabajo porque les cuesta, y se cuidarán mucho de volver a llenar el ordenador de mierda rapidamente, ya que saben que les costará dinero.

Para cerrar este superpost, lo resumiría así:


SI ERES DE LOS QUE ARREGLA

1. No arregles a todo el mundo. No todo el mundo va a valorar tu trabajo.

2. Sé prudente a la hora de mostrarte contento por arreglarle la máquina a alguien. Podrían interpretarlo como que te entusiasma reinstalar Windows una y otra vez. Créeme que eso te puede hacer gracia con 20 años, si es 2 o 3 veces. Pasados los 28, no te hace ni puta gracia que te llamen continuamente para chorradas así (uno necesita retos nuevos …)

3. Ser sincero no es ser desagradable. Se puede decir tranquilamente que no le arreglas el ordenador a alguien sin quedar mal e incluso siendo elegante.

4. En la lista de espera, siempre tiene preferencia el que no te está llamando continuamente o el que sabe agradecer tus servicios. Tu no eres una ONG, ni tienes por qué ser justo. En la lista avanza quien tú quieres que avance. Y si no les gusta, ¡¡que llamen a otro!!

5. Siempre tiene que quedar claro que no eres tú quien recibe el favor, sino quien lo hace. Este punto muchas veces se confunde, pese a que creo que no hay confusión posible.

6. No te metas en el farrogoso tema de los juegos desprotegidos, liberar consolas, móviles , conseguir soft pirata, tarjetas de canal satelite y chorradas de esas. Sólo conseguirás degradarte aún más y pasar de ser informático a ser el "piratón" del barrio. Tú no liberas. Tú no tienes consola. No sabes como va eso. Ni siquiera sueltes un "lo tendría que mirar" ya que aprender eso lleva bastantes horas, que no son rentables ni de coña para apliacarlo a un solo aparato. No lo haces porque está mal, está muy feo y ya. Consuerte puede que el otro incluso se avergüence de habértelo pedido ¿como puede haber pensado eso de ti? Tú eres un ingeniero ¿o qué se había creído?

No se trata de ser santo, sino de no parecer un panoli además de serlo.


SI ERES DE LOS QUE USA A LOS AMIGOS INFORMATICOS

Si eres de este grupo y quieres que tu amigo informático vuelva por tu casa y no se esconda cada vez que te vea, o no te coja el teléfono, sigue leyendo:

1. Si le pides a alguien un favor tan personal como que en su escaso tiempo libre se dedique a arreglar tu máquina, ve con humildad, y dejando claro que sabes lo incómodo que resulta que alguien te robe tu tiempo para el tedioso e ingrato trabajo de reinstalar Windows o quitar virus.

2. En la escala informática, tanto si uno va por desarrollo como por sistemas, ese trabajo digamos que es el más bajo, y no porque sea fácil, sino porque es un soberano coñazo en el que se pierde horrores de tiempo. Siempre le toca al último que llega o al becario. Así que si se lo pides a alguien, no aludas a su condición de informático, especialmente si lleva más de dos años en el ramo. Decirle a alguien que te arregle el ordenador aludiendo a este hecho NO ES BUENA IDEA.

3. Si finalmente te has decidido a dar el paso y pedir este favor tan personal a alguien asegúrate de tener bastante confianza para pedirle este favor. Si no sabes como ponderarlo, directamente intenta imaginarte pidiendole dinero prestado (no es una prueba decisiva, pero es un buen indicador).

4. Si pides este favor, asegúrate de compensar a tu amigo debidamente, sobre todo si quieres que siga siendo tu amigo. "De biennacidos es ser agradecido". No esperes a que te diga cuanto es. Díselo tú . La mayoría de las veces si ese amigo es de verdad amigo te dirá que nada, o te cobrará sólo las piezas que él ha tenido que pagar previamente. Y si te cobra, tampoco quiere decir que no sea tu amigo. Sus razones tendrá, así que págale sin discusión.

5. Si alguien te cobra, no regatees el precio. Los precios se negocian antes de empezar a trabajar, no al final. Y por supuesto, ni se te ocurra usar el argumento de "si esto a ti no te cuesta nada, que tú sabes mucho". Sólo en tiempo, ya ha costado una fortuna, y depende del arreglo, también en conocimientos. Aunque al final le pagues, el soltar esta frase le dejará a tu amigo con un sabor de boca raro. Uno cuando va a comprar el pan ya sabe lo que cuesta de antemano. Uno no piensa que por algún azar del destino el panadero nos vaya a regalar el pan, aunque le veamos todos los dias y cambiemos un par de frases con él, conozcamos a su familia y seamos sus amigos. De hecho el pan nos lo cobra al mismo precio que a los demás. Y no por eso deja de ser tu amigo. Con esto pasa lo mismo.

6. Si te han arreglado el ordenador, cuídalo. Respeta el trabajo de tu amigo, y demuéstraselo cuidando tu equipo. No le instales bobadas, no ejecutes todo lo que te llega y si tu amigo te dice que le pongas un antivirus y que cuesta dinero, pónselo. No le pidas antivirus gratis ni intentes "recortar" gastos por esta vía. Si te lo ha dicho por algo será. Al fin y al cabo es tu amigo ¿no?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *