La Cuñada Ninja

Los últimos días lleva corriendo por email un texto bastante bueno. Os lo pego aquí. Se titula:
 
LA CUÑADA NINJA
 
  Os presento el primer articulo que dedica un forero con una gran pluma a su cuñada. El forero se hace llamar perroflauta. A pesar de la austeridad personal, la crisis puede golpear a los que más se han preparado debido a las actitudes ultraconsumista de algunos familiares…antes de nada hay que aclarar una serie de términos:

 

Ninja: según Leopoldo Abadia Crisis Ninja (acrónimo de No Incomes, No Jobs and Assets), refiriéndose a las personas que no tienen ingresos, ni trabajos ni activos, y que han desatado la tormenta al, evidentemente, no poder hacer frente a los gastos con los que pagar los créditos hipotecarios que les fueron concedidos.

Perroflauta se refiere a su cuñada como una futura Ninja, por su particular forma de administrar su economía.

Lonchafinista:   ahorro extremo al que se someten los ensogados por las hipotecas basura para hacer frente a los pagos de las cuotas.

Muchos de los practicantes del lonchafinismo extremo, han hecho de este toda una filosofía de vida. Han sido los primeros en comprender, en su esencia, la cultura del reciclado. Desde el uso continuado de las misma servilletas del papel, al papel del microtomo a la hora de cortar las lochas de mortadela que acompañan a los bocadillos.

(Se puede ser lonchafinista sin estar hipotecado), un lonchafinista lo podéis identificar si vais al “super” y escucháis “La loncha más fina, por favor”

Burbujista: Ahora mucha gente se apunta al carro del burbujismo, pero hace unos años eran tratados de conspianoicos, magufos o simplemente locos. Un burbujista es la persona que cree que el aumento anormal del precio de la vivienda durante los últimos años en España ha sido provocado por una burbuja económica especulativa.


1. Ayuda!!! Me acecha la Crisis de la cuñada ninja.

Un saludo hamijos, ¿que tal va eso?. Os escribo pidiendo consejo ante una situación que me tiene preocupado. Hasta ahora, la crisis está respetando a un servidor: sigo con curro, mi profesión requiere bastante especialización, no tengo hipoteca, he conseguido unos ahorros creo que considerables para un currito, mi compañera es casi tan lonchafinista como yo …. En fin, creo que mi perfil, pese a la barriguita cervecera, se ajusta al del burbujista tipo y que me encuentro relativamente bien parapetado ante la que nos está cayendo encima.
 
Sin embargo, negros nubarrones acechan mi tranquilo universo perrofláutico. Sobre mi se cierne una tormenta que puede poner en peligro mi situación económica y, lo que es peor, la sentimental. El origen de esta amenaza se encuentra en “mi familia política” , concretamente en la persona de (aquí música de terror) mi Cuñada. 
 
Frente al perfil burbujista de mi compañera, el de su hermana es tan yolovalguista que, a su lado, los protagonistas de “Ajuste de cuentas” parecen espartanos.
 
Os pongo en antecedentes sobre ella. Acaba de cumplir 30 primaveras y sus estudios se limitan al bachillerato y un curso de turismo con menos utilidad que la primera rebanada del pan bimbo. En cuanto a su dominio del inglés, se situaba en el famoso nivel medio español, el aprendido en la academia Mc Arrón. 
 
Su experiencia laboral se inicio como dependienta en el corte inglés para, después de unos años, dar el gran salto a las agencias de viaje de su barrio. Durante este tiempo no ganó mucho dinero pero, gracias a que vivía en una casa cedida por unos familiares, disfrutó de una vida de cigarra llena de viajes al caribe, ropa cara y un sinfín más de caprichos. Ello le llevó a no tener apenas a horros pero le permitió escapar al yugo de la hipoteca.
  
Un día de hace dos años, deja su trabajo y se va a Inglaterra,.¿ Los motivos para emigrar?. Según ella, perfeccionar el inglés (imagino que su nivel aquí ya no podía mejorar más) y huir de la ciudad dónde vivía. Según su hermana (mi compañera), las tiendas con lucecitas que abundan en London . Antes de irse, llegó a un acuerdo son la empresa para poder cobrar el paro mientras encontraba algo en Inglaterra.
 
En muy poco tiempo, encontró trabajo en un hotel de lujo tan aislado del mundo que a los ricachones les llevan allí en helicóptero. Allí le pagaban el alojamiento y le daban clases de inglés, pero claro, la pobre se aburría. Por ello, se pulió los pocos ahorros que tenía en viajes de fin de semana a Londres en los que arrasaba las tiendas de la City que ni la mujer de Franco oiga.
 
Como disfrutar del entorno natural de lujo que rodeaba el hotel, aprender inglés por la patilla y ahorrar gracias al alojamiento y la comida pagadas es de pobres, ella prefirió trasladarse a la capi, ya con la cuenta tiritando.
 
Encontró trabajo en sitio más idóneo de toda Inglaterra para no encontrarte con españoles y aprender inglés de verdad. Lo habéis adivinado, Zara.
 
Se alojó de alquiler, compartiendo un piso en régimen de cepos para ratones incluido, con una hooligan clavadita a Gascoigne en todos los sentidos. No he visto un ser más bruto y más borracho en mi vida. Cuando fuí con mi compañera a visitarla, me pase todo el fin de semana sentado en un extremo del sofa abrazando un cojín y con cara de sustito. Cuando me preguntaba que quería comer sólo era capaz de responder muy bajito “Sorry I’m not hungry”.
 
Mi Cuñada siguió con su estilo de vida austero: se apuntó al gimnasio, recorrió todos los centros comerciales de Londres, se apuntó a un curso de arte y se marcó un par de viajes de Cuba y a la República Dominicana. Además empezó a mirar pisos para ver si podía meterse alguno cerca del centro. Nosotros, pobres ilusos , le aconsejábamos estupefactos que ahorrase, que no siempre va todo bien, que no era buena idea comprar… 
 
No se si os preguntaréis “de dónde saca pa’ tanto como destaca”. Pues aquí viene la madre del cordero. La muy cigarrona no avisó al INEM para suspender el pago de la prestación, porque “si no, con lo del Zara no me da para vivir”. Vamos, que ha estado este tiempo viviendo del paro y del sueldo al mismo tiempo. Esto, a parte de ser un delito cuyas posibles consecuencias futuras desconozco, la llevó a fundirse en los casi dos años que lleva fuera , prácticamente el total de la prestación y la totalidad de sus ahorros.
 
Hace dos meses, mi cuñada empezó a recoger los frutos de su siembra en la forma de andanas de hostias: Zara no le renovó el contrato que tenía; el INEM le retiró la prestación (le quedan tres meses) porque el mes anterior no pudo sellar a través de Internet y lo fue dejando; y como, cosa rara en gente de este tipo, había usado la tarjeta de crédito hasta la extenuación, este mes tiene un descubierto de 600€ en la cuenta española.
 
Desesperada, empieza a buscar trabajo pero… oh sorpresa. Se da cuenta de que una chica llamada crisis ha llegado a la ciudad (ni siquiera sabía que habían nacionalizado bancos en Inglaterra). En los pocos sitios donde consigue entrevistas le dicen que “the thing is very bad” y que no necesitan a nadie. Hace un mes nos llama alborozada para darnos la buena nueva de que había encontrado trabajo. Cuando le preguntamos dónde, nos respondió que en una agencia de viajes. Nos alegramos por ella hasta que nos comentó las condiciones: de 10:00 a 22:00 sin sueldo base y sólo comisiones por las reservas que haga. Este mes ha cobrado 320 libras y nos dice que sólo come una vez al día.
 
Llegamos aquí al momento en que la historia empieza a pasar de hacerme gracia a encogerme los gitanales. Hace dos días, este prodigio de previsión, nos manda un correo con las terroríficas palabras que desde hace tiempo temía recibir: “ Me sabe mal, pero tengo que pediros ayuda económica. No se cómo he llegado a encontrarme en una situación tan mala”. Yo tampoco tengo ni idea, no te jode.
 
El caso es que ahora me encuentro entre la espada y la pared. Tengo la suerte de que mi compañera es tan consciente de la naturaleza de su hermana como yo, y no quiere entrar en el juego de darle dinero para que permanezca allí y siga aumentando la deuda. Pero es su hermana, y ni ella ni yo queremos dejarla en la calle. Así que le hemos dicho que nosotros podemos ofrecerla comida y techo, que se venga cuando quiera. No tiene ni para el billete pero nos hemos ofrecido a pagárselo. El angelito nos dice entonces que no puede, que tiene contratado allí el móvil e Internet durante un año y, que si se da de baja ahora, tendría que pagarlo todo. 
 
En fin hamijos, mi cuñada ninja amenaza con desestabilizar mi economía familiar. Si le ofrecemos pagar las deudas calculo que no nos supondría menos de 1500€ para empezar (entre la deuda de la tarjeta, el viaje, cancelar lo que tenga allí pagado y el tiempo que tenga que estar allí hasta que coja el vuelo). 
 
Pero temo aún más lo que sucederá después. Encontrarnos compartiendo techo con una persona cuyo mal carácter hace muy difícil la convivencia y que puede generar problemas en nuestra relación de pareja. Carácter que se agriaría progresivamente al no poder mantener el nivel de consumo al que es adicta. Además habría que mantenerla durante el largo invierno laboral que va a padecer este glorioso país.
 
Después de desahogarme seguiré abusando de vosotros estimados conforeros pidiendo consejo sobre qué hacer. Espero aprender de las aportaciones de los solidarios y descojonarme con las de los crueles.

 

 


Cuñada Ninja II. Será en octubre ….

Desvanecida cualquier posibilidad de engrosar mi cuenta bancaria después de que “Españoles por el mundo” rechazase emitir su historia para evitar la alarma social entre los emigrantes patrios…… ; y de que Vicent Castellano hiciese lo propio porque “es demasiado manirrota y además no fuma”…, ofrezco en primicia al sector marujo de burbuja.info, y por el módico precio de un thanks del forero Abraham, las últimas noticias sobre mi cuñadísima.
 
Podría relataros cómo accedí a otorgar a mi cuñada el status de refugiada en el trastero la República Independiente de mi Casa, del cual sólo puede salir temporalmente para , a cambio de alojamiento y comida, practicarme felaciones de media hora, iniciarme en la práctica del ménage à trois y llevar a cabo todas las tareas domésticas. Sin embargo, al contrario de lo acostumbro a hacer en las encuestas de este foro sobre sueldos y medida de solomillo, me limitaré a contaros la verdad.
 
Lo cierto es que, desde la última vez que os escribí sobre ella, no ha variado excesivamente su situación. Recordaréis que tenía un descubierto de 600€ en su cuenta bancaria. Pues bien, cierto día nos remitió un mail lacrimógeno pidiéndonos 200€ para no quedarse en la calle el mes siguiente. El contenido del mensaje transmitía tal desesperación y la cantidad nos parecía tan ridícula que nos fue imposible negarnos. Así que, después de una breve reflexión, efectuamos la transferencia a su cuenta sabiendo que recuperar nuestros leuros iba a ser más difícil que cargar en un tubo de ensayo.
 
Mi excelentísima cuñada nos volvió a mandar un correo agradeciéndonos la aportación a su particular pozo sin fondo y, en un alarde de sinceridad, nos confesó haber pedido esa misma cantidad a tres amigos. Asimismo nos transmitía esperanzas de cobrar lo prestado después de que hubiese devuelto los seiscientos euros a esos otros tres incautos, ya que, según sus propias palabras “ a ellos se lo pedí antes”.
 
En fin, las probabilidades de cobrar la deuda tras este ejercicio de diversificación de pufos siguen bajando….
 
Sin embargo, en este momento del juego debo mostrar mis cartas y explicaros, para someterla a vuestra aprobación, la estrategia planeada por un servidor y mi compañera en el momento de “prestar” esos 200€. Dejándonos guiar por el lado mezquino de la vida, pensamos que sería mejor ofrecerle esa pequeña cantidad la cual, sin embargo, sería percibida por mi cuñada como muy valiosa dado lo desesperado de su situación para que, este mes, OCTUBRE para mas INRI, cuando recibamos el inevitable correo con las palabras INSERT COIN en el asunto, podamos llorarle alegando la ayuda ya prestada y nuestra incapacidad para seguir aportando 200€ mensuales e insinuarle que quizá ha llegado el momento de plantearse volver a la patria y dejar de comportarse como una Islandia con patas. 
 
Espero que estemos a salvo de futuros palos por parte de mi cuñada ya que mi compañera ha demostrado la misma o más firmeza que yo ante su porqueyolovalguismo. Sin embargo somos conscientes de que nuestro OCTUBRE particular adoptará la forma de cuñada con derecho a alojamiento y comida empotrada en nuestra humilde morada.
 
Pero quién sabe, tengo “la corazonada” de quizás la próxima vez no os mienta cuando os hable de brotes verdes en forma de trios, felaciones y pornochacha…..:
 
Un saludo hamijos


Cuñada Ninja III: Evolution


 
Estimados foreros, burbujos todos, sumido en la más profunda desesperación comparezco ante vosotros para ofreceros la tercera entrega de la saga protagonizada por mi insigne cuñada.
 
Tras los siniestros acontecimientos narrados en los episodios uno y dos, siguieron un par de meses de reducidos contactos que se limitaban a escuetos correos en los que mi cuñadísima no informaba de cambios significativos en su situación: trabaja con contrato temporal hasta finales de Enero en Zara; sigue adeudando 200€ a servidor y compañera, más cantidades desconocidas a otros incautos; y vive en un piso compartido con la propietaria del mismo, el novio de ésta y el más sensato de la casa, su perro.
 
Pues bien, en uno de los correos nos invitaba a pasar la Nochevieja en su piso aprovechando que la propietaria haría lo propio en su Irlanda natal y le daba permiso para alojarnos. Bajo la atracción de la llamada de la sangre, en caso de mi compañera, y de la solidaridad de pareja, en caso de servidor, aceptamos la invitación y nos encaminamos, por segundo año consecutivo, a una de las ciudades más hostiles al burbujismo de todo el orbe. Volvimos a sufrirlo en nuestras carnes al abonar el trayecto desde el aeropuerto hasta la residencia de mi cuñada, ubicada en el penúltimo anillo londinense. 
 
Se trata de un vecindario capaz de aterrar incluso a un nativo de Villaverde, como quién escribe, que no puede calificarlo más que como inmundo. Si en mi barrio natal se podrían reclutar a los extras de “El Pico III” y “Perros Callejeros Reloaded” sin recorrer más de dos bancos del parque, en el que vive mi cuñada Guy Ritchie dispone de material para toda su filmografía sobre mafiosos y hooligans con sólo asomarse al balcón.
 
Pasamos el último día del año con mi cuñada y su curioso grupo de amigos ingleses, cuyo altísimo nivel de español causó honda impresión en mi. Su dominio el idioma era tal que pude escuchar logradísimos acentos jerezanos, gallegos, catalanes … No cabe duda de que mi cuñada sigue profundizando en su drástico proceso de inmersión en la cultura anglosajona que ya inició al empezar a trabajar para Zara en la City.
 
Pero dejemos el costumbrismo y vayamos al tema central del post: mi cuñada ha evolucionado. Afirma que la experiencia de estos dos años de exilio le ha servido para madurar. Aún no sabe a ciencia cierta qué la llevó a su precaria situación actual de deudas e inestabilidad laboral (salvo actos insignificantes como haber agotado los dos años de desempleo español al tiempo que cobraba el sueldo en Inglaterra, varios viajes a Sudamérica y su afición al dinero de plástico, yo tampoco me lo explico) pero en la sobremesa del último día nos hizo partícipes de sus nuevos a la par que sensatos propósitos económicos para el año próximo. Afirma que no va a dedicar tanto dinero a viajes y caprichos y que ya tiene edad para ir pensando en sentar el trasero. Por ello ha empezado a ahorrar y, de hecho, presume de disponer en su cuenta de casi 1000€ (parece que la deuda externa, entre cuyos acreedores figuramos, no figura en sus libros de cuentas).
 
Tras esta exposición de motivos nos confesó que espera poder volver a la madre patria el mes de Febrero aprovechando, según sus propias palabras, que dispone de ese ‘colchón’, “la crisis está terminando y los pisos han bajado mucho, así que ahora es un buen momento para plantearse volver a currar a España y meterse en un piso”. Concluyó su discurso con una sonrisa de oreja a oreja y un “ Podría estar en vuestra casa el tiempo justo para encontrar curro y un pisito en el empezar una nueva etapa. ¿Qué os parece?”. 
 
Mi compañera y servidor sentimos un escalofrío recorrer nuestra espalda. Absolutamente helados y tras cruzar una mirada cómplice, nos limitamos a asentir con una mueca imposible dibujada en nuestros rostros, fruto a partes iguales de sonrisa falsa, ira contenida y horror creciente. No nos atrevimos a continuar la conversación por ese camino, lo cual pareció sorprenderla ya que, sin duda, esperaba por nuestra parte una felicitación a su impecable plan. Conseguimos derivar la charla al exquisito sabor del asqueroso té británico que nos ofreció y logramos pasar el tiempo entre temas banales hasta la hora de tomar el vuelo de vuelta a Hispanistán.
 
En resumidas cuentas, mi Cuñadísima ha evolucionado, sin duda. La joven vampiro, acostumbrada a alimentarse a base de pequeños créditos al consumo y préstamos de incautos, se ha convertido en un vampiro maduro que, tras probar el sabor de la deuda como medio de vida, necesita para saciar su sed de préstamos mucho mayores. Ha puesto sus ojos en el crédito hipotecario, cuyas suculentas cifras y finalidad ladrillil se adecuan más al apetito propio de su edad.
 
Para acometer esta aventura cuenta con 1000€ ahorrados, de los cuáles debe al menos 800€ y de nuestra morada como base de operaciones hasta que encuentre empleo en un país con un 20% de paro y un banco dispuesto a concederle una hipoteca.
 
 
Mi compañera ya me ha dejado muy claro que no puede dejarla en la calle, lo cual comprendo y estoy resignado a aceptar. Sin embargo, incomprensiblemente, no parece ver con buenos ojos que servidor condicione esta ayuda a la práctica de tríos o a que mi cuñada deba desarrollar determinadas prácticas sexuales en mi persona a cambio de manutención.
 
La presión está empezando a dejar sentir sus efectos en este humilde burbujista..Desde que he vuelto a casa apenas consigo conciliar el sueño y, en lo pocos momentos que lo hago, despierto horrorizado. Me acosa la imagen de mi cuñada, golpeando mi ventana con sus helados nudillos mientras flota en el aire completamente desnuda bajo unos visillos transparentes, blandiendo la tarjeta de crédito en una mano y unas escrituras en las otra, mientras rie de forma demoníaca.
 
Como fiel lector de Stoker soy consciente de que, una vez invite a entrar en casa a la vampiro, ésta podrá succionar a placer mi vida en general y mis ahorros en particular. pero, debido al puritanismo de mi compañera, no hará lo mismo con mi estaca ( de la posibilidad de clavársela ni hablamos).
 
 
Estimados burbujos, Febrero está a la vuelta de la esquina y, con mi cuñada en Madrid sin dónde caerse no-muerta, veo amenazada mi estabilidad económica, ganada a fuerza de años de lonchafinismo militante. 
 
¿ Qué puedo hacer?.
 
Gracias de antemano por vuestros consejos y un saludo.
 
PD1: Perdón por el tocho. Pronto lo sacaré en DVD con el título de “Vampiros: Sus Muertos”
 
PD2: Se agradecerían voluntarios (nuncafollistas o pagafantas preferentemente) dispuestos a entablar una relación con mi cuñada. Calidad MELAFO garantizada (clavadita a la Portman pero con más curvas). A ser posible foreros no residentes en la Comunidad de Madrid.


Tenía que pasar: Cuñada Ninja descubre a Cuñado Bocazas.

Estimados conforeros, burbujos todos. Existía la remota posibilidad de que ocurriese y así ha sido. Después de meses publicando periódicamente las aventuras y desventuras de mi insigne cuñadísmima, ésta ha conseguido descubrir primero mis escritos, después este foro y, finalmente, asociarlos con mi humilde persona.
 
No ha desvelado claramente las fuentes que la llevaron a dar con servidor y, por mi parte, tampoco puedo señalar con certeza la garganta profunda que me ha llevado a tan embarazosa situación.
 
Las primeras indagaciones no me permitieron descartar ninguna línea de investigación pero, mis innatas dotes deductivas, han conseguido reducirlas a una en las últimas horas. No puedo imaginarme a mi dicharachera hermana política indagando en google sobre los spreads, rating, CDS’s de España y descubriendo burbuja.info gracias al hilo del estimado juancarlosb. Queda descartada así la teoría de la iniciativa propia.
 
Por otro lado, esta mañana he recorrido todo el dial y ojeado los principales periódicos sin encontrar ninguna referencia al caso, lo cual descarta mi hipótesis del escándalo fabricado en Moncloa para utilizarlo como cortina de humo ante el no demasiado positivo dato de paro que debía hacerse público en el día de hoy.
 
Lo anterior ha llevado a que cobre cada vez más fuerza la teoría del efecto mariposa chivata. En las últimas semanas, algún internauta ha tenido a bien subir a meneame una historia de servidor sobre Excavadoura Durruti. Después, otros internautas la alojaron en multitud de foros y blogs, añadiendo enlaces a los post sobre mi cuñada en burbuja.info. El resto de la historia es simple. Algún conocido común leyó la historia, siguió los enlaces, ató cabos y dio el soplo a la cuñadísima.
 
Pues bien, ayer noche, más mosqueada que el casero del fugitivo, llamó por teléfono a mi compañera. Mi natural modosito me impide reproducir las gruesas palabras que empleó y me obliga a atemperarlas. Hecha una auténtica furia le espetó si sabía que servidor se divertía haciendo mofa y befa sobre ella en Internet, mostrando un interés manifiesto en mantener relaciones sexuales a tres bandas con ambas hermanas, lograr un acercamiento bucal por su parte a mi dedo sin uña y emplazar dispositivos grabadores en lugares estratégicos para difundir, con ánimo de lucro, imágenes comprometidas sobre ella. 
 
Exigió hablar conmigo, a lo que mi compañera replicó, dudando, que no lo consideraba una buena opción. Mi tradicional arrojo, que raya la temeridad, me impulsaba a apoderarme del teléfono y enfrentarme a la arpía pero una fatal coincidencia doméstica me obligó a contenerme: justo en ese momento debía bajar a tirar la basura. La distancia existente hasta el contenedor y las inclemencias meteorológicas me impidieron regresar hasta transcurrida media hora.
 
Una vez en mi modesto hogar, mi compañera me informó de que su hermana ha perdido el empleo en Londres y que, en un par de días, llegará a España. Sin embargo, añadió que no debemos preocuparnos porque no piensa alojarse en nuestra casa mientras servidor siga en ella. En su lugar ha optado por cobijarse bajo el techo de una amiga.
Al parecer, durante la conversación , también encontró tiempo para establecer paralelismos entre quien les escribe y ese animal del que se aprovechan hasta los andares, mostrar su asombro y desaprobación por el hecho de que mi compañera pueda mantener una relación conmigo y, finalmente, advertir que el asunto no ha terminado y que recibiré noticias suyas.
 
Actualmente he perdido mi presencia de espíritu y me encuentro preocupadísimo ante las posibles represalias que mi cuñada pueda ejercer sobre mí.
 
PD1: Estimados hamijos: ¿ Qué creéis que va a hacerme?. ¿ Qué debo hacer yo?.Personalmente opino que lo sensato sería dirimir nuestras diferencias en el foro. 
 
PD2: Estimada ******, si estas leyendo estas líneas aprovecho para transmitirte mis más sicerííííííímas disculpas y, sobre todo, mucho ánimo wapísima.
 
PD3: Perdón por ponerlo en el pricipal. Lo he hecho porque es dónde están el resto de post sobre la historia.


Cuñada Ninja V: “ La Batalla de los Clones” 

Estimados conforeros, burbujos todos.
 
Días aciagos atraviesa este humilde servidor de la muy leal orden de la Lonchafina. Mi Cuñadísisma, traicionando vilmente la tregua firmada por ambos durante los idus de julio, por la cual ella se comprometía a aceptar la república independiente de mi casa como zona de exclusión y servidor a no relatar sus andanzas en este insigne foro, ha desencadenado un ataque relámpago que ha desbordado mis confiadas defensas.
 
Hace varias lunas, mientras me hallaba disfrutando del merecido descanso del guerrero, el sonido del teléfono móvil de mi compañera rompió la paz de mi humilde morada. La autora de la llamada no era otra que mi archienemiga y su fin plantear a su hermana, a la sazón mi santa, la posibilidad de visitarnos el fin de semana venidero con el fin de hacernos partícipes de una buena nueva. A pesar de que procuré hacer notar a mi compañera mi disconformidad ante la idea con variados gestos, que incluyeron desde la genuflexión hasta diferentes simulacros de suicidio, finalmente el poder de la sangre, su carácter conciliador y su curiosidad, le llevaron a aceptar la propuesta.
 
Tras una semana de desesperación ante los siniestros planes que sin duda albergaba mi irreconciliable rival, tuvo lugar por fin el día de su llegada. Los hados dispusieron que, cuando el portero automático anunció el advenimiento de la princesa de la oscuridad, mi compañera se hallase ausente adquiriendo viandas con las que agasajar a su satánica majestad.
 
Me dirigí a la puerta de mi amenazado hogar tratando de mostrar una sonrisa de bienvenida más falsa que los stress test pero, nada más abrir la puerta, mi rostro se descompuso y hube de asirme al perchero para no desplomarme ante el dantesco espectáculo que se ofrecía ante mis ojos: tras el pecaminoso pero escueto cuerpo de mi cuñada trataba de ocultarse un gañan de metro noventa y excepcional espécimen de gafapasta inglés. A su lado, con expresión compungida mientras me dedicaba su mirada “Vale la he cagado pero tu las hecho más gordas así que paciencia”, se encontraba mi compañera, que se había cruzado con la extraña pareja en el portal. Aún no había recuperado mi presencia de espíritu cuando mi hermana política realizó una finta lateral para mostrar al Luis Piedrahita de Albión en todo su esplendor al tiempo que exclamaba: “ Surprise.
 
Haciendo de tripas corazón logré mantener la compostura mientras mi Némesis me presentaba a su “amigo” Gareth y posteriormente procedí a acomodar a nuestros inoportunos huéspedes en el salón real. Al calor del vino que generosamente no trajeron consigo y que nos vimos obligados a servirles, la pareja tuvo a bien ponernos al tanto de su peculiar historia de amor. 
 
Gareth es un joven mozalbete de cuarenta y una primaveras que ha realizado innumerables cursos (que no estudios reglados) de bellas artes, decoración, restauración y toda otra serie de disciplinas visilleras que le han permitido alcanzar un puesto relevante en la Tate de London como camarero en la cafetería. Asimismo cuenta con más de dos décadas de experiencia en la benefits way of life, la version british de la paguita hispanistaní, y hasta hace poco más de un mes que conoció a mi Cuñadísima, concedía a sus progenitores el honor de seguir habitando la casa paterna.
 
Tras un largo idilio de varios días, Gareth y mi hermana política se declararon amor eterno y el primero decidió acompañar a la segunda en su retorno a la tierra del ladrillo. Gareth pretende repartir su excelso currículum en todas las galerías y museos de Madrid con el fin de lograr el empleo de sus sueños mientras mi cuñada “busca trabajo de lo suyo” (sea lo que sea esto último). En este punto del plan servidor y mi santa hacíamos nuestra aparición como pringados de honor acogiendo temporalmente a la parejita en la habitación que tenemos “libre” durante el tiempo “exclusivamente imprescindible para encontrar empleo y alojamiento”, favor por el que nos estarían eternamente agradecidos. 
 
Ante mi estupor, el audaz plan de mi Cuñada Oscura ha logrado su objetivo: mi compañera, el flanco débil de mis defensas, no ha podido aguantar la embestida de un ejército ninja que ha visto dobladas sus fuerzas y, debilitada por el sentimiento fraternal, ha entregado la plaza. Durante el resto de la tarde servidor fue incapaz de articular palabra ante tamaña derrota y optó por darse a la bebida provocando un lamentable incidente al caer en brazos de morfeo en plena conversación.
 
¡ Ay estimados hamijos !, cuánta sabiduría reside en el proverbio “Ten cuidado con lo que deseas pues puede volverse realidad”. Innumerables ocasiones he elevado mis plegarias al Altísimo Tochovista para que mi Cuñada se amancebase con algún incauto con el fin de ver mi castillo libre de su amenaza y hete aquí que ahora la supuesta solución se ha convertido en agravante del problema.
 
Durante la noche, mi compañera me pidió solemnemente que permitise a su hermana y por desgracia mi cuñada, acogerse a sagrado en nuestro humilde hogar durante un plazo máximo de dos meses pues le resultaba imposible negarle el favor. Le prometí una respuesta al alba del siguiente día y, por la noche, no dejaron de asaltarme espantosas imágenes: mi cuñada mancillando mi cama de toda la vida (que ahora se encuentra reservada a los huéspedes de buena fe) y, lo que es peor, no conmigo sino con un vulgar guiri con ínfulas ; servidor actuando literalmente como tal ante el peculiar concepto de limpieza propio de mi familia colateral; mi hoja de excel para control de gastos completamente deslavazada ante la presencia de tamaños sátrapas ….
 
No obstante, por el bien de mi costilla sentimental, el amanecer me encontró dispuesto a sacrificarme durante dos veces treinta días compartiendo hogar con mi peor enemigo. Acababa de comunicarle mi decisión a mi compañera, que me correspondió efusivamente, cuando decidí encaminarme a la cocina para regalarme mi tradicional desayuno de cereales de trigo bañados en chocolate, ágape al que no he fallado un solo día desde hace más de una década y que, junto a la siesta de orinal y pijama, constituye uno de los pilares de mi humilde existencia. Al abrir la puerta quedé paralizado al presenciar la mayor ofensa que he padecido hasta el día de hoy: Mr. Gareth, el muy hide***** devoraba ávidamente los restos de mi última caja de cereales sin que, al tratarse de un domingo, hubiese posibilidad de reponerlos. Ignoro cómo este hijo de Villaverde pudo reprimir su impulso de abrir en canal al despojo humano que había osado profanar mi más sagrada ceremonia. Como un autómata, di media vuelta ignorando su “Morning” y, por primera vez en años de lonchafinismo militante, bajé a desayunar unos churros al bar.
Os escribo pues sumido en los abismos de la desesperación. He prometido a mi compañera que, cuando la parejita vuelva al Reino de Hispanistán el mes de Diciembre, podrán alojarse dos meses en mi humilde morada. Pero no os equivoquéis compañeros de armas. No me rendiré sin combatir. Voy a desatar sobre estos dos infraseres mi ira de lonchafinista ultrajado. Desencadenaré una guerra de guerrillas que les lleve a tal estado de desesperación que sean ellos los que deseen escapar de mis dominios como de la peste.
 
Tengo por delante una semana de convivencia con ambos antes de que regresen al Reino Unido y pienso aprovecharla para mostrar mi faceta más nauseabunda. Por lo pronto, el próximo viernes, en que mi cuñada acudirá a proveerse de bienes de primera necesidad a diversas tiendas de ropa y complementos, acompañada de mala gana por mi compañera, me propondré como cicerone a mi nuevo Cuñadísimo, y le llevaré a alternar por ciertas tabernas de dudosa reputación del Villaverde profundo. Allí tendrá el honor de conocer a Malpica, Bocanegra y Cadenas, unos antiguos compadres de mi pasada vida canalla que espero puedan proporcionarnos una noche plena emociones fuertes del agrado de este gafapastas comecereales.
 
Compañeros burbujirrims, me encomiendo a Tochovista y emprendo el sendero de la guerra. Apelo a vuestra sabiduría y solidaridad para que iluminéis mi camino con tácticas que contribuyan a que mi Cuñado Oscuro no desee, por propia voluntad, volver a pisar mi hogar.


Cuñada Ninja VI. “ El Hundimiento”.

Estimados conforeros, burbujos todos.
 
Me temo que todo está perdido. La esperanza se desvanece por momentos mientras escribo estas líneas atrincherado en mi habitación de “matrimonio”, único espacio que he logrado mantener a salvo del cruel invasor. Ella está ahí fuera. Acechándome. 
 
En vísperas de la pasada Nochebuena, al alba y con viento de levante, el Primer Cuerpo de Ejército Ninja (y qué cuerpo señores), mi cuñadísima, desembarcó en la T4 de Barajas sin ninguna oposición. Se cernía ante mí un período de ocupación de dos meses durante los cuáles, según promesa realizada a mi señora no-esposa, debía comprometerme a respetar la frágil paz firmada entre las partes con el fin de mantener el conflicto dentro de unos márgenes razonables.
 
Fiel al citado compromiso, me ofrecí a recoger en persona a mi archienemiga como muestra de buena voluntad (y de calzonazismo supino todo sea dicho), ilusamente confiado, cual comprador de piso sobre plano, en que todo podía acabar bien. No hubo de transcurrir mucho tiempo para constatar la magnitud de mi error.
 
Afirma el proverbio que “la casa de un hombre es su castillo”. Trataré de hallar las palabras más adecuadas para manifestar mi discrepancia con el autor de dicha cita: ¡¡¡ los cojones!!!!. Tan sólo una semana después de su llegada, mi Cuñada había logrado establecer una cabeza de puente que, como mencionaba al principio de esta crónica, abarcaba todos los aposentos salvo la que alberga mi lecho conyugal. Hondo dolor me supone revivir las agresiones de las que he sido objeto pero mi compromiso con la verdad me obliga citar al menos las más relevantes
 
La invasora parece haber confundido la nevera con el cuerno de la abundancia, un objeto del que es posible extraer viandas sin necesidad de reponerlas vía compra , pues ni un triste paquete de cervezas ha aportado a la economía común desde su fatídica llegada..
 
Similar confusión padece en lo que respecta a nuestro vetusto horno. Parece empeñada en eliminar la grasa del asado anterior con el calor del asado futuro y convertir así nuestro pobre electrodoméstico en pirolítico por la vía de los hechos consumados, en lugar de emprender la tediosa tarea de fregarlo tras preparar la pizza diaria que incluye su equilibrada dieta. 
 
Forzando mucho mi humilde entendimiento puedo llegar a admitir su error en cuanto a la naturaleza pirolítica del horno pero me resulta difícil aceptar que este malentendido se haga extensivo al baño. Y sin embargo su conducta es similar, como bien lo prueba el hecho de que dicho habitáculo se haya convertido en una mezcla entre la fábrica de pelucas del “Puma” y el departamento de calidad de “Ausonia”.
 
Podría colapsar el Pentium II de Calopez recogiendo el sinfín de afrentas sufridas a manos de mi Cuñada (las luces permanentemente encendidas, la calefacción a 30º, la televisión a todo volumen con la nueva programación de CNN+ ….) pero basta señalar que servidor llegó a la cena de fin de año con sus facultades mentales al límite.
 
Logramos sobrellevar una noche relativamente normal hasta que, pasado el postre, mi cuñada propuso matar el tiempo en torno a un juego de mesa. En este sentido llamó poderosamente su atención el “Pasapalabra” que mi santa abuela había tenido a bien regalarle por Papá Noel a este humilde servidor (aprovecho para maldecir desde aquí al dependiente que convenció a mi antecesora de que se trataba de un juego de rol y para agradecer a mi provecta yaya el asumir el riesgo que supone abandonar la eterna muda como regalo refugio).
 
Probablemente como resultado de mi mermada paciencia y un cierto abuso de sustancias psicotrópicas opté, tras adoptar el rol de presentador del programa pero en feo, por aportar cierta creatividad en la lectura de las tarjetas en lugar de limitarme a leerlas textualmente. De este modo, el rosco de mi cuñada fue configurándose de la siguiente guisa:
 
Con la “A”: “Acto de reservar parte de los ingresos”. 
– Ahorrar -. Respondió rauda y veloz.
 
Con la “B”: “ Mujer con poderes para lanzar hechizos”
– Bruja -. Volvió a acertar la idem.
 
A la altura de la quinta pregunta de este estilo, mi compañera trató de advertirme sutilmente, valiéndose para ello de unas patadas a la espinilla propinadas bajo la mesa propias del mismísmo Juan Carlos Arteche, de que debía deponer mi actitud. A pesar de esta incómoda interferencia, pude mantener la compostura y continuar con el rosco de mi cuñada. El alborozo de la misma cuando acertaba pregunta tras pregunta tipo: con la “G”, acto de aprovecharse de terceros en beneficio propio” contrastaba con la creciente expresión de contrariedad de mi compañera. 
 
Llegamos de este modo a la última palabra. Con la “Z”, femenino, animal al que según el refrán no debe encargarse el cuidado de las gallinas. Encogida por la tensión que suponía encontrarse a las puertas de semejante hazaña intelectual, mi cuñada logró murmurar con un hilo de voz: “Zorra”. Mantuve mi mejor expresión Carlos Sobera unos instantes mientras los nervios la consumían y repondí: “ Estás segura”. Se limitó a asentir, temerosa de haber echado a perder la partida y, cuando menos lo esperaba exclamé a voz en grito:
 
– Siiiiiiiii, “Zoooorra” …..muy bien, claro que si…. Zorra ….. has ganado, que fuerte, todo el rosco a la primera.
 
Mi cuñada comenzó a celebrar su triunfo con risas y cabriolas dignas de un chimpacé con síndrome de down mientras mi señora me lanzaba miradas asesinas. Muy poco a poco, a su ritmo, mi archienemiga pareció percatarse de que tal vez el enfado de mi santa no se debiese a su mal perder y de que un servidor quizá tenía algo que ver con su fulgurante victoria. Tras unos minutos en los que se mascó la tragedia finalmente la situación se calmó y pude disfrutar de una relativamente tranquila noche en el sofá.
 
A la mañana siguiente, cuando me dirigía a tratar de entablar relaciones de carácter reconcialiador con mi costilla, ésta me sorprendió con un ultimátum: o pedía inmediatamente disculpas a su hermana y mantenía la compostura o “lo nuestro” peligraba. 
 
Absolutamente desolado he sopesado las opciones que se abren ante mi y, convencido de lo insostenible de mi posición (solo susceptible de empeorar con la inminente llegada de Gareth,), he optado por seguir el lema “uno debe saber cuando ha sido conquistado”.
 
He comunicado a mi compañera que respeto su actitud respecto a su hermana pero que, por el bien de todos, quizá lo mejor sea que me acelere mi plan de mudarme a un contenedor marítimo alquilado sobre suelo rústico alquilado. Me haré fuerte en mi particular bunker y, desde allí, planearé en secreto mi contraataque mientras dejo que mi enemiga confíe en su victoria y relaje sus defensas.
 
En caso de no lograr mi objetivo, dejaré el mundo con dignidad. Me encomendaré a Tochovista y buscaré un final original. De momento gana enteros la opción de contratar una prostituta, casarme con ella y después suicidarnos en grupo junto a mis canes.
 
Hasta siempre burbujirrrims …..


Cuñada Ninja VII: “El retorno del Rey”. Relato de despedida.

 
Estimados conforeros, burbujos todos.
 
Comparezco ante ustedes para hacerles partícipes de una buena nueva: Las Guerras Ninja han llegado a su, Tochovista mediante, definitivo final.
 
En el último episodio de Crónicas Perroflaúticas les confesaba como, ante el inminente desembarco en mis dominios de mi cuñadísima y su consorte (Gafapasta I de Albión), este humilde servidor de la muy leal orden de la Lonchafina barajaba seriamente la posibilidad de llevar a cabo una retirada estratégica al reducto que, dado mí título de “Senescal de los Containers “, poseo en los Páramos de Arganda del Rey.
 
Finalmente opté, sin embargo, por aguardar un tiempo prudencial en mi morada principal con el fin de dilucidar las verdaderas intenciones del invasor. Gracias a mi legendaria perspicacia, me bastaron unas pocas lunas para deducir, en base únicamente a su voluminoso equipaje y su promesa de marchar en cuanto consiguiesen un empleo en el jardín de las oportunidades hispanistaní , que la duración de la ocupación amenazaba con parecerse a la de los moros en el 711.
 
Al peculiar sentido de la convivencia de la infernal pareja se unió la tentación que suponía la constante visión de mi voluptuosa cuñadísima desfilando en paños menores por la casa con el fin de combatir los primeros calores estivales, los descuidos en la ducha, los cambios de ropa realizados en unos aposentos que aportan pocas facilidades a la intimidad , su aversión a las bragas… y un sinfín de otras oportunidades de acceso a contemplar a placer a una Diosa sólo comparable a Natalie Portman con el par de bocadillos que le faltan. 
 
Me precio de conocer a mis hermanos burbujistas y por ello prometo no ahondar más en detalles y testimonios gráficos relativos a tan mundanal cuestión para centrarme en su lugar en el relato de los acontecimientos históricos, los cuáles resultarán, sin duda, mucho más de su interés.
 
Así pues, dado lo insostenible de mi posición, resolví practicar la inicialmente prevista retirada estratégica y dejar expedito al ejército invasor el camino al disfrute de mis dominios. Soy consciente de que, para mentes poco duchas en el arte de la guerra, mi conducta puede parecer una muestra intolerable de cobardía. Es el caso de “DosTelediarios”, un yonki compadre de andanzas juveniles en avanzado estado de descomposición que no tuvo reparos en calificarme de gilipollas calzonazos durante la última terapia de grupo que solemos celebrar semanalmente junto a otros crápulas en la cafetería-bar “El Tugurio Infecto”.
 
Adivino lo que estaréis pensando estimados burbujos. ¡Qué osada es la ignorancia! . ¿ Alguien en su sano juicio calificaría de gilipollas calzonazos a los generales rusos y soviéticos que se retiraron una y otra vez ante Napoleón o Hitler sólo para acabar ofreciéndoles ración doble de “General Invierno”?. En efecto, mi talento militar, equiparable al de aquellos genios, me llevó, poniendo en peligro la relación con mi señora y renunciando a las comodidades de mi castillo, a ceder terreno para preparar el contraataque en el momento oportuno. 
 
De este modo emprendí la senda del exilio confiando el éxito de mi estrategia a una sola baza: los ovarios de mi señora. Tras una semana de incertidumbre, espías infiltradas entre su grupo de amigas me transmitieron los primeros partes de batalla favorables: mi santa comenzaba a experimentar inflamación en los genitales como consecuencia de verse obligada a realizar en solitario las tareas de limpieza, orden público y aprovisionamiento de la nevera. Tan sólo una semana más y la inflamación de gónadas de mi señora alcanzó su cenit de tal forma que el pasado sábado se desató el infierno en mi ex-morada. Recibí un mensaje en el que mi compañera me informaba de que el ejército invasor había sido expulsado de vuelta a la Gran Bretaña y que podía regresar a hogar.
 
Me complace así narrar como un Rey, desde mi sillón en la terraza mientras fumo hierba de la Comarca y suena “Nothing Else Maters”, el fin de las Guerras Ninja. Espero haber sido un digno miembro de la orden burbujista .No dudéis que, en caso de que el invasor regrese me encontrará de nuevo dispuesto para la batalla. No dudaré en volver a abandonar mi hogar y dejar que mi señora le muestre quién manda en mis dominios.
 
Sirva esta crónica como relato de despedida de este humilde servidor. La vida real me reclama y hay asuntos que debo resolver.
 
Ha sido un placer contar con su compañía a lo largo de este cruento conflicto.
 
Que Tochovista reparta suerte.
 
Un saludo y hasta siempre.
 

Perroflauta.


Cuñada Ninja VIII. “Las Dos Torres”.

Estimados conforeros, burbujos todos.
 
Ella ha vuelto. Su nombre es Legión porque son muchos: Azote de las Huchas, Reina de la Morosidad, Señora de las Mil Tarjetas… . Sin embargo, en este insigne foro, se la conoce por un nombre que solo pronunciarlo estremece los corazones de los más aguerridos burbujirrims: la Cuñada Ninja.
 
Desterrada en la City después de una cruenta guerra en la que, gracias a mi tradicional arrojo, logré vencerla procediendo a efectuar una retirada estratégica y dejando que mi consorte se enfrentase a ella en solitario , todo parecía discurrir en paz y armonía dentro de los confines del reino. Así las cosas, este humilde miembro de la muy leal Orden de la Lonchafina se entregó a la vida sosegada y placentera propia de cualquier perroflauta que se precie. Craso error por mi parte como no tardaréis mucho en comprobar. 
 
Mientras, en el lejano reino de London, la Cuñada Ninja aprovechó su destierro para seguir derrochando riquezas, acumulando deudas y sobre todo para volver a forjar su legendaria hoja, el Daño del Ahorrador, una poderosa arma con la cual repartir sablazos entre los temerosos aldeanos lonchafinistas. Cuenta la leyenda que, grabadas a fuego en la espada, pueden leerse unas runas que sólo aquellos versados en la lengua del imperio oscuro podrán desvelar: ” Flutedog. Arrieritos we are, and in the way we'll meet.”
 
Hace dos días, ignorante de estos maquiavélicos preparativos, me hallaba obrando laboriosamente en los aposentos destinados a sacar lo mejor de mi mismo cuando, súbitamente, mi compañera irrumpió sobresaltada informándome de que había recibido un mensaje de su hermana y a la sazón mi archienemiga. La batalla que en ese momento mantenía contra el estreñimiento se tornó en diarrea tan pronto recibí la mala nueva.
 
Pálido, tembloroso y sin apenas presencia de espíritu, procedí a acompañar a mi señora ante el PC, ese invento del demonio que permitía a la Cuñada Ninja abrir las puertas de nuestro reino a voluntad. Ante mí pude ver su mensaje que, dejando a un margen saludos y lisonjas, venía a decir, en su elegante prosa habitual lo siguiente:
 
“ Estoy hundida. Hace poco me he cambiado de piso porque estaba harta de compartir y encontré uno cerca del centro y del trabajo para mí sola. Pero creo que me han timado. El casero me dijo que el alquiler era de 400 libras, lo mismo que pagaba en el compartido pero hoy me ha llamado y me dice que son 400 libras a la semana. !!! Y me lo dice ahora !!!!! No puedo pagar esa cantidad y no tengo a dónde ir. Lo dejé con Gareth y no tengo a nadie a quién recurrir. Si no pago 400 libras en cinco días me voy a la calle. “
 
En definitiva, mi Cuñada ha sido víctima de un vil complot por parte de un Casero Oscuro que, no sólo pretende cobrar un alquiler semanal (algo inaudito en el reino de London) sino que, con toda seguridad, fue también quién practicó magia negra contra ella nublando su juicio y obligándola a que gastase en ropa y viajes todos sus ingresos presentes y futuros amén de impulsarla a cambiar de casa, de modo que ahora no vea más alternativa que la calle o ………. refugiarse en nuestra humilde morada.
 
Como podréis imaginar, independientemente de las pasadas dis****** el buen corazón de mi perroflauta consorte no podía tolerar la posibilidad de ver a su hermana en la calle por lo que me exhortó a elegir una de estas dos alternativas: enviarle el dinero necesario para subsistir hasta que encuentre otro alojamiento más barato o ir a buscarla para que regrese a Hispanistán en general y nuestra casa en particular con todas sus pertenencias. 
 
El enfrentamiento entre las Dos Torres, la de London y la de Villaverde, parece servido dado que elegir lo primero afectaría a mi bolsillo y lo segundo a mi salud mental-sentimental por lo que ninguna de ellas es aceptable. La amenaza de una nueva “Guerra Ninja” es cada vez mayor. Es por ello que acudo a vosotros, hermanos burbujirrims en busca de consejo.



Enlaces: Que dicen enBurbuja.info | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *